EM EN
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Los posteadores más activos de la semana

Últimos temas
» En que casa te voy a poner?... (LEER PRIMER POST)
por KennethKrieger Lun Oct 10, 2016 6:39 pm

» Descubre cual es tu varita idonea
por KennethKrieger Lun Oct 10, 2016 6:27 pm

» Hermione Granger y el anillo de Slytherin
por Artemisa Dom Ago 28, 2016 1:06 am

» Libro llamado "Amor Doloroso", un Dramione!!! EXCELENTE!
por Artemisa Dom Ago 28, 2016 1:02 am

» He vuelto :) | LexTonks
por cinthya Miér Ago 19, 2015 1:44 pm

» Fullmetal Alchemist
por Tonks30 Sáb Jul 11, 2015 4:27 am

» Parodias de Juego de Tronos
por Tonks30 Dom Mayo 31, 2015 4:01 am

» (Thirty Seconds To Mars) This Is War.
por Tonks30 Dom Mayo 24, 2015 2:42 am

» Star Wars VII
por Tonks30 Miér Mayo 13, 2015 4:08 am

» Sword Art Online
por Tonks30 Sáb Mayo 09, 2015 10:42 pm

» El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica
por LexTonks Lun Mar 30, 2015 12:18 am

» REGISTROregistro en pottermore
por Vero Boullhesen Williams Jue Ene 15, 2015 7:27 am


El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡¡IMPORTANTE!!

Mensaje  Keka Potter el Dom Nov 06, 2011 3:58 am

Quiero daros una grata noticia , queridos lectores:
A partir de ahora , en nuestro Fic "El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica habrá cada dos capítulos un apartado llamado El Diario de Lily , en el que Kassandra Zsafiro se ha ofrecido amablemente a escribir las memorias de Lily. Contará lo que ocurre en los dos capítulos anteriores, pero desde el punto de vista de Lily Luna Potter. Como hemos escrito ya cuatro capítulos pues esta vez nos saltaremos la regla , pero a partir de ahora lo haremos regularmente cada dos capítulos.
Espero que os guste. La primera página de El Diario de Lily subirá a lo largo de la semana que viene , atentos al Fic.
¡Muchas gracias Kassy!
Saludos.
avatar
Keka Potter
Alumno de Septimo año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2011
Edad : 18
Varita : Un pincel.
Patronus : Desdentao'
Empleo/ocio : Ser indefuckingstructible
Lugar Mágico : Loramendi

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Kassandra Zsafiro el Dom Nov 06, 2011 4:07 am

¡Denada Keka! Gracias a vosotros por dejarme participar(: Estoy trabajando ya en el primer capitulo,esperemos que pueda subirlo pero yo creo que si te doy mi palabra! y tambien espero que me comenteis y que os guste! :)
Besos.
avatar
Kassandra Zsafiro
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Femenino Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 05/10/2011
Empleo/ocio : Aún sigo estudiando en nuestro querido Hogwarts, pero en mis tiempos libres me dedico a cazar en el bosque del distrito 12.
Lugar Mágico : Me podrás encontrar en el distrito 9 y 3/4 aunque en vacaciones hago una escapada a la facción Osadía.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  conipotterxd el Lun Nov 07, 2011 8:34 am

Buen capítulo :) Que bien que ahora empiesen a poner las memorias de Lily para ir sabiendo más sobre ella...
Espero el próximo capítulo ^^ y ojalá pronto se sepa quién envió la carta.
Saludos :)
avatar
conipotterxd
Empleado del ministerio de magia

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 23/08/2011
Edad : 20
Patronus : Fénix
Empleo/ocio : ministerio de magia
Lugar Mágico : Talca, Chile :)

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Jace Phantomhive el Jue Nov 24, 2011 1:16 pm

UUU!!! Muy bonito de verdad me ennganche en la historia!!!!! Gracias chicos por mandarme tan increible link!!!!! Me alegraron mi noche!!!! Very Happy me encanta como escriben!! A ver si se dan una vuelta x mi fic, ya esta actualizado hasta el capitulo 8!!!! Aw[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] me encanto! I love you
avatar
Jace Phantomhive
Alumno de Cuarto año
Alumno de Cuarto año

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Femenino Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 10/11/2011
Edad : 22
Varita : Pluma de Fenix, Madera de Arce, rigida, 16 1/2 cm
Patronus : LobO
Empleo/ocio : estudiante
Lugar Mágico : WondeerLaanD

http://facebook.com/kasuganomidori

Volver arriba Ir abajo

QUE BUEN CAPITULO

Mensaje  Ari Potter el Vie Nov 25, 2011 5:37 am

Me encanta como escriben sigan hasi
Estoy intrigado por saber que pasa en el proximo capitulo.
Chao
avatar
Ari Potter
Alumno de Segundo año

Casa perteneciente : Ravenclaw
Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Masculino Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 14/11/2011
Edad : 14
Varita : Madera de haya, Pluma de fénix , 30,7 Centímetros, Dura.
Patronus : Gato.
Empleo/ocio : Estudiar magia.
Lugar Mágico : Club de duelo xD

Volver arriba Ir abajo

5º CAPÍTULO DE EL COMIENZO DE LA TERCERA GUERRA MÁGICA *O*

Mensaje  Keka Potter el Mar Dic 13, 2011 3:23 am

¡Hooooooola! Bueno, en primer lugar querría disculparme de parte de Kassandra , porque no creo que pueda escribir el Diario de Lily. Por otra parte después de una eternidad me decidí a escribir y aquí esta ¡EL 5º CAPÍTULO! Este capítulo es superinteresante advierto que aquí tenemos el primer misterio resuelto ATENTOS Y gracias por leer
Besos , disfrutad con la lectura hermione

Capítulo 5
Una parte del misterio


El día después del comienzo de las Vacaciones de Navidad, Lily, James, Albus y Teddy(que había decidido quedarse a acompañar a sus primos, para después pasar las navidades con los
Potter-Weasley) bajaron al Gran Conmedor a desayunar. Había amanecido un día gris, y poco después del amanecer había comenzado la primera nevada del año.
Cuando cruzaron las grandes puertas de caoba, los cuatro descubrieron que muy poca gente se había quedado aquellas Navidades en Hogwarts. Apenas había una docena de alumnos, todos con caras somnolientas, pero alegres de haber acabado, por fin, el primer Trimestre Escolar.
-Bu…buenos días chicos.-Saludó el profesor Flittwick con un bostezo al verlos pasar hacia la solitaria y vacía mesa de Gryffindor.
-Este Comedor irradia alegría hoy ¿no creeis?-Comentó Teddy al sentarse con su habitual sarcasmo. –Por suerte está aquí, hoy, para todos ustedes, el increíble, el único, ¡Teddy Remus Lupin!, que hoy hará una impresionante imitación de…. ¡La Directora McGonnagal!- Dicho esto, mientras James y Albus se reían a carcajadas, Tedd se dio la vuelta y se puso la capucha de la túnica. Unos segundos después reapareció con el canoso pelo de la directora cubriendo su cabeza, llena de arrugas por la edad y coronada con unas gafas con montura de plata. Miró severamente a Lily , que no se reía en absoluto, y miraba la cara de su primo con indignación.
-Señorita Potter , ¿me puede decir por que motivo no se está usted riendo de la fantástica imitación de su primo? Por su injusta indiferencia resto diez puntos a la casa de Ravenclaw, y se los sumo a la casa de Gryff…- Dijo con una voz cansada por los años. Pero no logró terminar. Albus y James quedaron al instante mudos y rígidos, cuando una mano nudosa y vieja se apoyó en el hombro de Teddy. Este, pálido como la cera levantó la vista. James y Albus , grandes los ojos , miraban a la verdadera Directora McGonagall con una expresion de terror.
-Asi que, Sr. Lupin, se divierte haciendo reír a sus primos a costa mía.-Dijo la directora severamente.- Eso no está bien , jovencito. Mereces , que por tu insolencia se le descuenten 150 puntos a tu casa...-En ese momento la directora comenzó a toser ásperamente. Tedd la miraba entre aterrado y preocupado.
-¿Se encuentra bien, directora?-Preguntó tímidamente. Ella se quedó rígida , mirando al techo del Gran Comedor y derrepente comenzó a convulsionar. Su cara parecía hecha de cera caliente , y comenzó a derretirse, ante los ojos de los cuatro chicos. Unos afilados ojos rojos surgieron detrás de sus gafas cuadradas, su arrugada piel se tornó lisa y pegada al cráneo, el pelo comenzó a desprenderse a mechones. La nariz cayó de una pieza , dejando al desubierto dos rendijas verticales muy parecidas a... el morro de una serpiente.Los cuatro muchachos habían comprendido que ante ellos se alzaba el mayor enemigo que el mundo mágico había tenido jamás: Lord Voldemort. Albus abrió la boca, preparado para gritar más fuerte que nunca antes en su vida, pero Lily le tapó la boca con fuerza. Increíblemente, su hermana sonreía. Justo cuando la figura que había alimentado los sueños del niño que sobrevivió durante años estaba cerrando los largos y cetrinos dedos en torno al cuello de James, sin que él pudiera emitir sonido alguno a causa de su estupefacción, una voz anciana pero potente lo detuvo en seco:
-Profesor Jackson, me parece que ya es suficiente.- La directora observaba la escena con una cara entre divertida y enfadada. Tedd volvió a mirar a Voldemort, pero este estaba cambiando. Prontamente se convirtió en un jóven de unos 20 años, de aspecto desgarbado y con ojos azules y vivaces. Teddy, confundido, derrepente sonrrió.
-¿Us..usted es... es un metamorfomago?- Dijo. Lily creyó ver una bombillita que se encendía sobre la cabeza de Albus y James. El profesor Jackson soltó una sonora carcajada.
-Veo que ya te has dado cuenta. Aún te queda mucho que aprender, joven Lupin.- La directora MacGonagall también sonrió.
-Cuando ví que te dedicabas a divertir a tus amigos a costa mía le pedí al profesor Jackson que te diera un pequeño escarmiento, Lupin. Por lo que veo me ha salido bien, pero a pesar de todo no te librarás de un pequeño castigo. Has conseguido restarle a Gryffindor 15 puntos.-
Teddy abrió su traicionera boca, posiblemente para protestar, pero, haciendo un gran esfuerzo, la cerró asintió.
***
Después del susto monumental que les había dado el profesor Jackson (que por cierto era el jefe de la casa Gryffindor) James y Teddy habían decidido que lo único que los ayudaría a recuperarse era un buen entrenamiento de Quidditch. Albus decidió acompañar a Lily a la biblioteca para avanzar un poco los deberes de Navidad. Lily se adelantó, pues Albus quería preguntarle al profesor Flitwick un par de dudas.
-¡Eh! ¡Eh! ¡Lily!- Alguien la llamó por detrás. Lily se volvió, esperando encontrarse a Albus o a James, pero el corazón le brincó en el pecho. ¡Era Axel!También él se había quedado en Hogwarts en las vacaciones. Lily no sabía si éste hecho la alegraba o la inquietaba.
-Hola, Axel. ¿Que pasa?-Preguntó Lily cuando éste la alcanzó. Trató de sonar normal, pero se sentía estúpida.
-Cre...creo que esto es tuyo. Se te debió caer el otro día , cuando nos chocamos. Lo encontré ayer en el bolsillo de mi túnica.- Y le tendió una hermosa cadena de oro, con un corazón que tenía grabado L.P. Había sido un regalo de su padre cuando cumplió los 11 años. Ni si quiera se había percatado de que ya no lo tenía.
-¡Oh! Sí, es mío. Muchas gracias- Axel estiró la mano para dárselo, y sus manos se rozaron. Apenas fueron unos segundos, pero bastó para que ambos se sobresaltaran y retiraran las manos a un tiempo. Al ir a recogerlo sus cabezas chocaron.
-Au...-Musitó Axel riéndo
-Au...- Respondio Lily. Y los dos rompieron a reír.
El aire parecía brillar a su alrededor. Tan ensimismados estaban el uno en el otro que no se dieron cuenta de que había alguien justo detrás suya.
-¡Hola cari!-dijo una voz a sus espaldas. Los dos se volvieron sobresaltados. Las mejillas de Lily ardían furiosamente.
-Hola Deyanira.- Dijo Axel abrazando a la recién llegada. Tenía el pelo negro y corto,con mechas violetas, los ojos negros y sombreados del mismo color. Era corpulenta y tenía un piercing en la ceja derecha.
-¿Quien es esta chica?-preguntó Deyanira mirando a Lily desconfiada.
-Es una amiga- El corazón de Lily quiso volar.¡Axel la consederaba una amiga!
-Soy Deyanira Pevensee, Slytherin. Soy la novia de Axel.- Se presentó-
-Lily Potter, Ravenclaw- dijo Lily sonrriendo. Deyanira miró incrédula a Axel, pero su semblante mudó de inmediato.-Lily, me tengo que llevar a Axel un momentito. Espero que no te importe.-
-No, en absoluto. Yo ya me iba, mi hermano Albus me está esperando.- Dijo Lily contra su voluntad. Deyanira sonrió complacida, y agarrando a Axel por el brazo le arrastró sin que este tuviera tiempo de despedirse. Lily dio media vuelta y se alejó hacia la biblioteca. La cadena de oro quedó olvidada en el suelo.
***
Media hora después Lily y Albus buscaban información sobre Hogwarts. A decir verdad los profesores habían decidido sacar partido a la inmensidad del castillo, y les habían puesto como tarea buscar el lugar más inhóspito de la escuela. Mientras Lily hojeaba libros y más libros (sobraseltándose a menudo por encontrar cada 7 páginas más o menos el nombre de su padre, su tío o su tía) no podía pensar en otra cosa que no fuera su encuentro con Axel o, curiosamente, la nota sin signficado aparente que había encontrado tres meses atrás... Pensaba en aquellas extrañas Siglas que habían intrigado tanto a su primo Tedd (C.H.M.Y.H* & C.D.L.S**). Apartando esos pensamientos (pero sabiendo que al cabo de un rato volverían con más intensidad aún) abrió el libro "Colegio Hogwarts de Magia Y Hechicería*. Guía de lugares más inhóspitos del mundo mágico". Lo abrió al azar. Salió la página 777.
-Lily, ¿encuantras algo?- preguntó Albus bostezando un rato después. Al mirar a su izquierda se descubrió hablando solo. Lily no estaba. Había un enorme libro en su lado de la mesa, con un extraño bulto entre sus páginas. Albus lo abrió. Allí estaba la varita de Lily, marcando la página 777. En ella destacaban , en letras doradas, unas palabras:
la Cámara De Los Secretos**
***
Lily corría por el pasillo. Había descubierto algo, aunque, en el fondo, algo le decía que era mejor no saber que era. Con el corazón desbocado patinó en el baño encharcado del 2º piso, y corrió hacia el desagüe. Antaño, allí había habitado Myrtle La Llorona, pero después de comenzar un noviazgo con el fantasma de Collin Creevey se había mudado a la torre de astronomía. Allí nunca había nadie. Lily revisó a fondo todos los grifos, y hayó uno en el cual había grabada una serpiente en la plata maciza. Se apartó el pelo de la cara, y susurró unas cuantas palabras ilegibles. Ábrete, en el idioma Pársel. Esas palabras figuraban en el libro que la había abierto los ojos. Se alejó del lababo, pensando que había sido una estupidez, que no funcionaría. Pero, con un rugido ensordecedor, la pileta del baño se abrió, dando paso a un largo tobogán. Lily no quería entrar sola, quería correr a buscar a Albus, él era el único que la entendería. Pero algo la decía que, si no entraba en ese momento, ya no podría hacerlo nunca, y las consecuencias serían terribles. Así que sin más se lanzó al vacío, pensando en Axel. Aterrizó en una estancia enorme, abobedada y de mármol. Por suerte, la túnica negra y larga amortiguó la caída. Sin aliento Lily recorrió la sala con la mirada, y se detuvo en un enorme pasillo acabado en un tunel con forma de serpiente. Allí había alguien. Una mujer alta y demacrada. Tenía el pelo largo y muy enredado, sucio y oscuro. Sus párpados eran gruesos y estaban caídos. En otros tiempos habría sido hermosa, pero tal y como estaba ahora parecía un enorme ángle de muerte.
Bellatrix Lestrange, al divisar a Lily en la desembocadura del tunel, soltó una sonora carcajada ant los ojos incrédulos de ésta.

¡Espero que os haya gustado! u_u me ha quedado demasiado largo, pero me he visto incapaz de eliminar nada Wink
¡Saludos!
avatar
Keka Potter
Alumno de Septimo año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2011
Edad : 18
Varita : Un pincel.
Patronus : Desdentao'
Empleo/ocio : Ser indefuckingstructible
Lugar Mágico : Loramendi

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  HermioneLilyLovegood el Mar Dic 13, 2011 6:34 am

Hola ! Acabo de leer todos los capitulos, y me he enganchado a la historia. Me encanta el misterio, si le sumamos que Lily es de Ravenclaw, que aparece Bellatrix y que alguien de Slytherin es guapo y la trata bien... happy
Me encanta el fic Very Happy
avatar
HermioneLilyLovegood
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Femenino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 11/12/2011
Edad : 18
Patronus : Delfín
Lugar Mágico : La Sala de los Menesteres

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  conipotterxd el Mar Dic 13, 2011 10:33 am

Woow te quedó genial :) La verdad es que se me hizo corto xD
Me dio risa cuando Teddy imitó a McGonagall xD
Por fin se supo lo que significaban esas iniciales Surprised ni se me habría ocurrido que era eso xD
Bueno saludos :3 y sube el próximo capítulo luego :)
avatar
conipotterxd
Empleado del ministerio de magia

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 23/08/2011
Edad : 20
Patronus : Fénix
Empleo/ocio : ministerio de magia
Lugar Mágico : Talca, Chile :)

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  lilylunapotterr :D el Sáb Dic 24, 2011 7:46 am

ESTE CAPITULO ESTUVO MUY BUENOOO DE VERDAD SIGUE ESCRIBIENDOO LO HACES MUY BN .. Very Happy
avatar
lilylunapotterr :D
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Casa perteneciente : Hufflepuff
Femenino Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 20
Empleo/ocio : Estudiante :D

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  lopez walter gustavo el Jue Ene 19, 2012 4:21 pm

Me encanta esta historia!!!!!! Razz Razz
Pero hace como un mes que no suben mas...!!!!!!
uhh quiero seguir leyendo jjajja espero que pronto
suban mas lo voy a esperar!!!!!!...
PD:Les esta quedando genial! Razz Razz
Atentamente :Lopez walter smiley hufflepuff smiley hufflepuff


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
lopez walter gustavo
SubLíder Hufflepuff
SubLíder Hufflepuff

Casa perteneciente : Hufflepuff
Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Masculino Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 27/12/2011
Edad : 20
Varita : Largo: 26.75 cm Madera: Fresno Centro: Unicornio Flexibilidad: flexible
Patronus : Hipogrifo
Empleo/ocio : Desmemorizador
Lugar Mágico : Ministerio de magia

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Keka Potter el Jue Feb 02, 2012 5:39 am

Buenaaaaaas^^ Después de bastante tiempo inactiva me ha venido la inspiración y aquí tengo por fín terminado el 6º Capítulo de este FanFic Razz
Espero que os guste.
Muchos besos y disfrutad con la lectura hermione

El Comienzo de la Tercera Guerra Mágica.

Capítulo 6



El Plan


La risa de Bellatrix heló la sangre de las venas de Lily. Allí, en la desembocadura de aquel enorme tobogán de piedra, Lily observó como un fantasma del pasado avanzaba lenta, casi recelosamente, hacia ella, con la varita en la mano. Solo que aquel fantasma, por muy real que fuese, no era de SU pasado. Era del pasado de su padre.

Harry Potter se había negado rotundamente a dar detalles a sus hijos acerca de la Batalla de Hogwarts, pero lo que sí les había quedado claro, gracias a sus tíos Ron y Hermione, que Lord Voldemort había sido el peor enemigo del mundo mágico, y que Bellatrix Lestrange, su mayor seguidora, estaba loca de remate. Este último hecho no animaba demasiado a Lily.

Los ojos de Bellatrix estaban clavados en los de ella. A través de sus gruesos párpados y el enmarañado pelo que le cubría la cara, Lily percibió furia, regocijo y tal vez un poquito de desconcierto.

-Vaya, vaya, vaya ¿Qué tenemos aquí?-Dijo Bellatrix casi satisfecha –¡Ooooh, si es la hijita de San Potter!¿Que haces aquí? ¿No te ha advertido tu estúpido papá que este lugar es peligroso?- Sus palabras eran escupidas con una rabia acumulada durante años.

Las piernas de Lily deseaban correr, pero las mantuvo en su sitio, tratando de que temblaran lo menos posible.

-¿Q…qué haces tú aquí? Estás muerta.- Afirmó Lily intentando que su voz no vacilara, tratando de que sonara decidida. No funcionó.

Bellatrix volvió a reír, histérica.-Estás muerta, estás muerta-dijo poniendo una ridícula voz de niña pequeña -¿Y qué? Como si eso importara.- Sonrió, enseñando sus horribles dientes amarillos. Parecía que no se los había lavado en su vida.

-¿Qué haces aquí? ¡Contéstame!- Casi gritó Lily. Bellatrix la miró aún sonriendo. Aquella era la clase de sonrisa que podía ofrecerle una serpiente justo antes de abalanzarse sobre ella.

-¡No te importa, Potter!- A Lily se le hizo rarísimo que la llamaran Potter. Así solían llamar a su padre, y a sus hermanos…pero a ella nunca.- ¡Y si eres lista, saldrás de aquí sin ocasionarme más problemas, y si cuentas algo nadie te creerá! Como nadie creyó a tu estúpido papaíto cuando trató de avisar de que Mi Señor había regresado. Y cuando quisieron verlo, ya era tarde.- Bellatrix se calló, y miró a la nada reviviendo quizá antiguos recuerdos.

-¡Mi padre no es estúpido! Mis hermanos saben donde estoy. Vendrán a por mí, y pronto todos los profesores de Hogwarts sabrán donde estás. Así que contéstame. ¿Qué estás tramando?- Dijo Lily. Estaba comenzando a enfadarse al oír tantos insultos hacia su padre.

-No me importa que tus hermanos vengan a por ti. Solo sois una panda de niñatos que se creen que pueden evitar que mis planes se lleven a cabo. Pero no tenéis nada que hacer contra mí, ni contra los 7 mortífagos que quedamos luchando por la misma causa en Londres.-

Lily sintió que su cara se tornaba del mismo color que su cabello, de un rojo centelleante.

-¡No te atrevas a insultarme ni a mi ni a mis hermanos!-Dijo rabiosa.-Nosotros no tenemos la culpa de que Lord Voldemort fuera un inútil y fracasara en su intento de dominar el mundo, ni de que vosotros sigáis pensando en él como un héroe. Mi padre le venció. ¡Y podría volver a hacerlo, seguro!-

Bellatrix miró a Lily incrédula.-No… no te atrevas a pronunciar su nombre con tus mugrientos labios nunca más. ¿Me oyes? ¡Nunca más!- En sus ojos se encendió una chispa de repente, y sonrió.-¡Ja! Tengo una bonita idea. Los mortífagos que continuamos luchando pronto nos daremos a conocer. Y mira tú por dónde, el asesinato de la hija de Potter sería una muy buena manera de hacerlo.- Y soltó una carcajada, enloquecida. Bellatrix comenzó a andar hacia Lily con pasos decididos y con su varita en la mano. Lily tragó saliva y metió la mano en su túnica. Una expresión de horror apareció en sus ojos al notar que su fiel varita de Laurel había desaparecido. –Oh Dios mío, ayúdame- pensó.

* * *

Mientras tanto Albus se había marchado de la biblioteca, y se hallaba corriendo por el largo corredor que llevaba al campo de quidditch. Llevaba la varita de su hermana en la mano, y la suya propia entre los dientes, y un grueso libro bajo el brazo. Realmente no sabía si Lily habría ido a la sala que había dejado marcada en el libro aparentemente sin querer con su varita, pero había ido a preguntar a sus compañeros de Ravenclaw y nadie la había visto. Ni siquiera Nick Casi Decapitado había podido darle información acerca de a donde había ido su hermana. Todas las pistas apuntaban a aquel lugar.

Albus pasó por la tosca puerta de piedra que enmarcaba la salida al campo, y dirigió la vista al cielo. Teddy era el capitán del equipo de Gryffindor, y jugaba como golpeador, mientras que James jugaba de buscador. Ambos eran bastante buenos, y compartían equipo con Rose, que jugaba de cazadora; Melany Dickens, una muchacha morena y nervuda de 5º, que jugaba de golpeadora; Nathaly Tozier, una bella joven rubia de 6º que le había robado el corazón a Ted, y su hermano Nathan Tozier, ambos cazadores, y por último Victorie Weasley, la hija de Fleur y Bill, que había demostrado ser muy buena con la escoba, y había acabado siendo guardiana a pesar de haber despreciado al capitán. Pero eso ya era agua pasada, y Teddy solo tenía ojos para Nathaly.

Dos escobas descendieron un par de metros, y Albus distinguió dos siluetas, una de ellas coronada con pelo de color azul eléctrico y con una larga coletilla. Al ver a Albus ambos descendieron hasta el suelo. James saludó a su hermano alegremente.

-¿Qué tal estás, Al? Teddy ha conseguido el mejor equipo para Gryffindor desde los tiempos de papá, según McGonagall. ¡Tenemos la copa asegurada!- Y se puso a levantar una copa imaginaria fingiendo que le regalaban un ramo de flores.

-El problema es que los Slytherins también han conseguido un buen equipo.-Dijo Ted pesimista, sacudiendo su reciente nuevo pelo azul.-Tienen a esa chica, Deyanira Pevensee y a ese Axel Lawrence. Son muy buenos. También han fichado a un niñato llamado Charles Chang, un creído. Pero bueno, no conseguirán ganarnos.- Y hizo una especie de saludo con James, que incluía varios giros de muñeca, una palmada y finalmente un abrazo. Pero James no se lo esperaba, con lo que se hizo tal lío que acabó cayendo al suelo. –A ver si estamos más atentos James.- Le reprochó Teddy riendo.

Albus aprovechó un pequeño instante de silencio entre ellos dos para explicarles lo ocurrido, la desaparición de Lily y la llamada Cámara de los Secretos. El semblante de Ted parecía muy serio.
-¿Estas seguro de que ha ido allí?- Preguntó preocupado.
–No estoy seguro- Dijo Albus.-Pero la he buscado por todas partes y ni sus compañeros de Ravenclaw saben donde está.

-Espera un momento. ¿Qué es esa Cámara de los Secretos?- Preguntó James. –George, vuestro tío, me contó una vez- Comentó Ted.- Que Voldemort casi mató a vuestra madre allí. Por suerte Harry la salvó a tiempo.-

-¿Por qué Papá nunca nos cuenta esas cosas?- Preguntó James molesto. Teddy se encogió de hombros y los tres se dirigieron hacia el baño del 2º Piso, donde según el libro que había estado hojeando Lily estaba la Cámara.

Al llegar allí encontraron un baño deslustrado y sombrío, todo encharcado, y en medio un agujero en el suelo. Desde él oyeron voces, y seguidamente un grito agudo. Albus miró a James con terror. Ésa era la voz de Lily. Sin pensarlo dos veces Albus saltó al oscuro tobogán y resbaló por él, oyendo a Ted y a James deslizándose detras suya.
Cayó a un suelo aún más encharcado, empapándose de pies a cabeza. Allí, a la tenue luz de unas mohosas antorchas estaba Lily, tendida en el suelo, y delante de ella una mujer alta, huesuda y con el pelo negro horriblemente despeinado. Albus la reconoció gracias a un tapiz situádo en uno de los muchos dormitorios de su casa, en el nº 12 de Grimmauld Place. Era Bellatrix Lestrange, la prima del padrino de su padre, la que se decía había sido la mayor seguidora de Voldemort. Pero Molly Weasley había acabado con ella en una batalla frente a frente. ¿Cómo podía entonces estar allí esa mujer?

James interrumpió los pensamientos de su hermano al caer detrás suya al suelo, con más agilidad que la que había demostrado Albus. Se puso de pie tambaleándose ligeramente y después de observar la escena miró a Albus confuso. Era evidente que estaba pensando en lo mismo que él.
De repente Albus fue consciente de que su hermana Lily estaba en el suelo, posiblemente herida por aquella loca. Sintió como un torbellino de furia se originaba en el estómago, y continuaba subiendo por la garganta. ¡Aquella bruja se había atrevido a hacerle daño a su hermana! Él y Lily habían tenido siempre un mutuo afecto especial, y Albus siempre se había sentido un poco como su protector.

Albus se encontró sin darse cuenta enfrente de Bellatrix, algo que le hubiera aterrado en una situación normal, gritándole toda su rabia y preocupación:
-¿¡Qué le has hecho a mi hermana, desgraciada?!¡Loca! ¿Qué te ha hecho ella a tí?- Al ver que Bellatrix, estupefacta, soltaba una risita de satisfacción, Albus se puso aún más furioso. Notó como su cara enrojecía, mientras Ted y James le miraban con una mezcla de susto y fiereza en los rostros (normalmente Albus era muy tranquilo y no explotaba con facilidad)- ¡Contéstame arpía! ¡¿Qué le has hecho?!-
-Tú.. tú eres el hijo de Potter...- Dijo Bellatrix pensativa. Miró a James, que la apuntaba con su varita amenazadoramente, y a Ted, que tenía los dientes apretados y la mano cerrada en un fuerte puño.- Y tú...- Dijo señalando a Ted.- ¡Ja! ¡Tú eres el hijo de mi sobrina sangre-sucia! Y de aquel bastardo hombre-lobo. Se tenían bien merecido lo que les pasó. ¡Y yo tuve la oportunidad de "podar" las partes que sobraban en mi árbol de sangre!- y soltó una larga y sonora carcajada. Teddy miraba a Bellatrix ahora con una furia casi inaudita. Agarró tan fuerte la varita que esta crujió entre sus dedos.
-Al...¿Albus?.- Susurró Lily enderezándose. Albus notó que su corazón brincaba. Se arrodilló junto a Lily y la abrazó. Vió que su hermana presentaba un ligero corte en la cara y una contusión en el hombro. Eso reavivó su ira.
-¡Estás loca! ¿¡Qué le has hecho!? ¡¡Dímelo de una vez!!- Gritó. Bellatrix volvió a reir. -A tu queridísima hermanita no le he hecho nada... Aún.- Y después de pronunciar estas palabras, apuntó a Lily, que seguía tendida en el suelo, y gritó:
-¡¡CRUCIO!!-

Lily gritó y se revolvió en el suelo. James soltó un rugido ensordecedor y saltó hacia delante lanzando hechizos a diestro y siniestro. Bellatrix echó a correr, esquivando los encantamientos, y James la siguió sin parar de disparar. Ted miró a Albus.
-¡No te muevas de aquí! Cuida de tu hermana...- Y se marchó siguiendo de cerca a James.
Albus alcanzó a ver como Bellatrix se metía en uno de los múltiples túneles de la Cámara antes de volver su atención hacia su hermana, que sollozaba en el suelo.

Espero que os haya gustado^^ Trataré de subir el próximo capítulo pronto.
Saludos^^
avatar
Keka Potter
Alumno de Septimo año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2011
Edad : 18
Varita : Un pincel.
Patronus : Desdentao'
Empleo/ocio : Ser indefuckingstructible
Lugar Mágico : Loramendi

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  conipotterxd el Jue Feb 02, 2012 11:32 am

Por fin nuevo capi !! Me gustó muchísimo :) Ha quedado genial. Ojalá que logren atrapar a Bellatrix.. Maldita. ¿Cómo diablos volvió? Tengo esa duda xD
Bueno ojalá subas capítulo pronto :) no hagas esperar tanto :c xDD
Saludos ^^
avatar
conipotterxd
Empleado del ministerio de magia

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 400
Fecha de inscripción : 23/08/2011
Edad : 20
Patronus : Fénix
Empleo/ocio : ministerio de magia
Lugar Mágico : Talca, Chile :)

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  lopez walter gustavo el Jue Feb 02, 2012 1:36 pm

Woow muy buen capítulo Keka ajajj
estuvo genial...
aunque igual que Conii tengo dudas de como regreso Bella!
esa bruja que siempre me cayó tan mal jaajaj Razz Razz
espero pronto el próximo capítulo!! jaajaja
PD:Me ha gustado mucho este capítulo y el fic también!! Razz

Atentamente: López Walter smiley hufflepuff smiley hufflepuff


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
lopez walter gustavo
SubLíder Hufflepuff
SubLíder Hufflepuff

Casa perteneciente : Hufflepuff
Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Masculino Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 27/12/2011
Edad : 20
Varita : Largo: 26.75 cm Madera: Fresno Centro: Unicornio Flexibilidad: flexible
Patronus : Hipogrifo
Empleo/ocio : Desmemorizador
Lugar Mágico : Ministerio de magia

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Keka Potter el Jue Feb 02, 2012 11:26 pm

Jejejeje muchas gracias a los dos.
Espero poder escribir más amenudo, pero depende... hay veces que si tengo tiempo, no tengo inspiración, y viceversa u_u pero bueno, creo que conseguiré hacerlo rapidito^^
Respecto a vuestras dudas sobre Bellatrix, ya se aclararán, todo a su momento (Es decir, en el próximo capítulo Razz) me alegro mucho de que os guste mi fic *-*
Bueno, solo quería decir eso. Ya subiré el próximo capítulo, y si hay suerte será pronto.
¡Muchos besos!
avatar
Keka Potter
Alumno de Septimo año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2011
Edad : 18
Varita : Un pincel.
Patronus : Desdentao'
Empleo/ocio : Ser indefuckingstructible
Lugar Mágico : Loramendi

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  cinthya el Vie Feb 03, 2012 12:34 pm

esta (regrosa, re chilera, recontra que chevere), porfavor no tardes tanto en publicar......... que pena que lily no murio.............pero bellaxtris puede destrosar a james en cualquier momento, eso no es peor, o como revivio..........esta super, sigue publicando
avatar
cinthya
Alumno de Cuarto año
Alumno de Cuarto año

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Femenino Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 30/05/2011
Edad : 20

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Fenrir Greyback el Lun Nov 12, 2012 12:53 am

¡Hemos vuelto! Hemos vuelto, y esta vez para quedarnos. Keka y yo estuvimos hablando y decidimos retomar nuestro FanFic, El Comienzo de la Tercera Guerra Mágica. Este capítulo es más largo para compensar nuestra laaaaaaarga ausencia xD Espero que lo disfrutéis, aunque, después de tanto tiempo entenderíamos que no quisierais seguir leyéndolo. Pero bueno, el caso es que volvemos a estar activos y nuestra historia no ha hecho más que empezar...
¡Disfrutad de la lectura!










El Comienzo de la Tercera Guerra Mágica.

Capítulo 7
Un Reencuentro que Marca el Principio del Fin.


Bellatrix huyó por uno de los pasadizos de la Cámara, notando como los encantamientos de los dos jóvenes enfurecidos la rozaban. Se sentía muy satisfecha de sí misma, al haber logrado que se separaran. Sólo eran cuatro críos insignificantes, pero vencerlos de dos en dos era más seguro que tratar de hacerlo cuando estuvieran juntos. "Divide y vencerás" pensó sonriendo para sus adentros, mientras lanzaba un par de hechizos más por encima del hombro.

Teddy y James llegaron a una bifurcación del camino apenas veinte segundos después que Bellatrix, pero ella ya se había perdido de vista. Se miraron, ambos con la cara roja de ira y cansancio. Ted se llevó un dedo a los labios, e hizo señas a James de que se dirigiera por el camino de la derecha. Éste asintió, con el corazón apretado. Algo le decía que aquello no iba a salir bien, pero no era un buen momento para discutir. Tratando de hacer el menor ruido posible, Ted y James se fueron cada uno por un túnel.

Bellatrix se quitó el pelo alborotado que empezaba a clarear de la cara, y escuchó desde su nueva posición, pegada contra la pared de uno de los túneles. Sólo se oía el suave “plink” de las gotas de agua al caer desde el techo, y un ligero rumor de respiración. Seguidamente oyó pasos, ligeros y cuidadosos, que se acercaban. Sigilosamente, Bellatrix se agachó y cogió una piedra del suelo. Había decidido no usar hechizos, al menos no por ahora. Era mejor que su contrincante, una vez abatido su amigo, no se supiera solo hasta el último momento. Alzó el brazo, lista para golpear, conteniendo la respiración. Ted caminaba, varita en mano, a solo un par de metros de ella, sin notarla. Pero una ligera rozadura de brazo de Bellatrix contra la pared hizo que Ted, alertado, se girara. Por un instante sus ojos color miel se encontraron con los oscuros y hundidos ojos de ella, y una liviana exclamación de sorpresa y terror se escapó de sus labios cuando Bellatrix le agarró por el brazo. “Plonk”. La piedra cayó, implacable, sobre el extravagante pelo de Ted.
– Ugh…- Gimió el chico, al caer desmayado contra el suelo encharcado.

-¿Teddy?- Susurró una voz asustada detrás suya. La sombra de James se erguía contra la pared contigua. Bellatrix soltó el brazo inerte de Tedd, que cayó al suelo con un ligero chapoteo, y esta vez agarró su varita. Apuntó con precisión al punto por el que debería salir el muchacho. Sin embargo James, temiéndose lo ocurrido, asomó ligeramente la cabeza. Al ver a Bellatrix apuntándole, se retiró a la velocidad del rayo, pero el embrujo de ella golpeó fieramente la pared de piedra, haciéndola saltar en pedazos.
James se encontró de repente sentado en el suelo, siseando maldiciones al ver que una gran arista de la piedra fragmentada se le había clavado en la pierna izquierda. Hizo una mueca, y la arrancó con una exclamación de dolor. Descubrió un profundo corte tras el pantalón desgarrado, de el que comenzaba a manar la sangre. Al ver que Bellatrix se acercaba a él, con una sonrisa de triunfo deformándole la cara, James trató de levantarse torpemente, pero un dolor agudísimo se lo impidió. Se mordió los labios y cerró los ojos. Oyó a Bellatrix musitar “¡Desmaius!”, percibió un clic en su cabeza y todo se apagó.

* * *

Albus no había soltado la mano de su hermana desde que Teddy y James habían salido en persecución de Bellatrix. Su corazón parecía una locomotora traqueteante, latiendo con fuerza contra su pecho. Lily ya se había calmado, pero por un momento había estado seguro de que aquella bruja la iba a matar. Lily estaba sentada en el suelo junto a él, con la túnica completamente empapada y los ojos enrojecidos. De vez en cuando miraba con inquietud hacia el corredor por el que habían desparecido sus hermanos.
-¿Qué vamos a hacer si…?-Comenzó a decir Lily con voz trémula. Su voz pareció morir al oír un ligero rumor de pasos. En su nuca, el largo pelo cobrizo que le caía sobre los hombros trataba de erizarse. Albus se levantó de un salto, y aferró su varita mirando alternativamente a Lily y al túnel. Los pasos cada vez estaban más cerca. Una figura alta, de pelo alborotado y largo vestido escotado se acercaba por el conducto. Albus sintió como si algo muy pesado acabara de caer sobre él. Si Bellatrix estaba entera, James y Teddy… Se obligó a no seguir pensando en eso.
A su lado, Lily se levantó agarrándole fuertemente la muñeca. Era obvio que su hermana estaba pensando lo mismo que él.
Bellatrix tenía una sonrisa burlona en la cara.
-¿Qué has…?- Comenzó a decirle Lily a Bellatrix. Pero Albus la interrumpió:
-Lily, ¡Corre!- Lily no se movió, mirando a su hermano horrorizada. -¡Corre, lárgate de aquí! Tienes que avisar a alguien, ¡Rápido!

Lily tardó aún un par de segundos en reccionar, y luego giró sobre sus talones y corrió sin atreverse a mirar atrás hasta que llegó a la desembocadura del tobogán.
"Genial, ¿y ahora como subo por ahí?" pensó desesperada. No podía volver la vista atrás, segura de que Bellatrix estaría ahí, preparada para acabar con ella y con Albus; pero tampoco podía quedarse allí pasmada. Tenía que salir fuera como fuese. Mordiéndose el labio inferior en un gesto involuntario, Lily recordó uno de los libros de hechizos que su tía Hermione le había prestado antes de comenzar el curso. Derrepente el tiempo se detuvo: Ya lo tenía.
Se situó justo en el medio de la apertura, alzó la varita y susurró "Ascendio."
Lo hizo sin pensar, sin plantearse qué ocurriría si el hechizo no funcionaba; no podía creer en esa opción. Sin embargo, el resultado no fue exactamente perfecto. El pelo de Lily se alzó en una oleada rojiza, y notó como una descarga eléctrica la recorría de pies a cabeza, lanzándola a gran velocidad hacia arriba. Golpeó el techo abobedado del baño de Myrtle y aterrizó en el suelo encharcado con un chapoteo y un grito. Al caer, Lily notó un dolor agudo que se extendía por su hombro derecho, y al levantarse una exclamación se le escapó de los labios: la túnica estaba destrozada allí, y el hombro parecía fracturado. Las lágrimas se escapaban de sus ojos sin que ella pudiera controlarlas.


Bellatrix ni siquiera se planteó detener a la pequeña Potter. Se quedó en el sitio, encarando al muchacho menudo de pelo de carbón, mirándole fijamente a sus ojos verdes. La niña no llegaría muy lejos... y en caso de que consiguiera avisar a alguien nunca podría llegar a tiempo. Seguramente para cuando alguien apareciera por allí para socorrer a los críos ella ya estaría muy lejos,y el final de la paz, muy cerca.

Albus sabía que no tenía ni la más ligera oportunidad: Solo le quedaba confiar en que Lily consiguiera salir de la Cámara y avisara a alguien.
Para cuando quiso atacar, Bellatrix ya le había dejado inconsciente con un potente Desmaius. No quería matar a los muchachos; sabía que podrían llegar a serle muy útiles en caso de ser atrapada. Así que arrastró los cuerpos inertes de los muchachos hasta el centro de la Cámara -en un lugar cercano al que había yacido el cuerpo de Ginny años atrás-, los ató fuertemente con cuerdas e hizo aparecer de la nada un enorme caldero de hierro de casi el tamaño de una bañera, que contenía una solución especial que había tardado casi seis meses en preparar.
"Necesitaré ayuda para hacer esto." pensó Bellatrix subiendo la manga de su túnica y dejando al descubierto una mancha de tinta, un antiguo tatuaje quizás con forma de calavera. Apenas se distinguía ya entre las venas verdosas y azuladas de su brazo, cuya piel amarillenta por el paso del tiempo dejaba transparentar. Muy pronto, se dijo, la marca volvería a ser tan clara como el primer día. Pero para ello, debía ponerse las manos a la obra.
Bellatrix apretó la punta de su varita contra el antebrazo. Al instante notó como un ardiente reguero se abría paso por su brazo, quemándola, haciéndola recordar... Si ella lo notaba, los pocos mortífagos que aún quedaban con vida también sentirían la quemazón, y su aliado sabría que era el momento de dejarse ver.
Una vez hubo lanzado la "llamada", Bellatrix sacó algo de su bolsillo. Primero, un frasco de vidrio que contenía un polvo blancuzco. Luego, una página de pergamino en blanco cuidadosamente enrollada y atada con un cordel verde, manchada de tinta en una de las esquinas. En el centro justo tenía un ligero arañazo, pero no había llegado a desgarrarse del todo. Pero no era una página de pergamino cualquiera: Era una página del diario de Tom Riddle, recuperado del despacho de Albus Dumbledore en una de sus inspecciones, hacía más o menos veinte años. El viejo director tenía el diario guardado en uno de los cajones de su escritorio, y, tras la muerte de éste, nadie se había percatado de él. Pero en una de las visitas que había hecho Bellatrix al nuevo director, Severus Snape, lo había encontrado y había decidido llevárselo. Por supuesto, no había dicho nada a su señor, y se había llevado una gran decepción al descubrir que estaba vacío además de tener un agujero enorme. Después de la derrota de Voldemort, en sus largos años de exilio, Bellatrix había pensado mucho en ese diario. Y un día su mente había concebido el plan maestro que podría devolver a Voldemort al mundo de los vivos.
"Quizás no funcione. Lo sabes" no paraba de repetirse. Si aquello sabía mal, todo estaría acabado, y ella podría dejarse morir con la conciencia tranquila. Pero no podía dejar de intentarlo. Si funcionaba, si Voldemort regresaba de nuevo, ¡sería una heroína! Quizás su señor hasta la conviertiera en su mano derecha. Un escalofrío de placer anticipado la recorrió: Ni en sus más atrevidos sueños se permitía desear eso.
Su compañero se estaba retrasando. Ya debería haber llegado a la Cámara. Sin dejar que eso la desanimara, Bellatrix encendió un fuego gracias a su varita. La poción comenzaba a calentarse rápidamente y escupía, de vez en cuando, chispas coloridas. Era una buena señal.
Un chapoteo alertó a la mujer, que se giró de golpe, lista para atacar. Lo que vió fue a un hombre algo más mayor que ella de ojos ojerosos, cuyo pelo oscuro empezaba a encanecer y con arrugas surcándole el rostro conocido.
-Por fin has llegado.- dijo ella.- Te veo... distinto.
-¿Qué esperabas?- la voz de Fenrir Greyback sonaba grave y rasposa, más de lo que recordaba. -Han pasado casi veinte años... ¿Dónde te habías metido?
-Por ahí...- contestó Bellatrix. Ver a su antiguo amigo tan desmejorado, tan distinto la había dejado un poco trastocada, pero pronto se recuperó.
-Me dijeron que habías muerto a manos de Molly Weasley.
Bellatrix suspiró. Uno de los fallos de su plan había sido "dejarse matar" por semejante mujer.
- Un carroñero murió a manos de Molly Weasley. Recuérdame que, la próxima vez que deje que alguien me suplante durante una batalla, escoja a alguien con más estilo para morir.
-Eso tendrías que explicármelo con más calma.- dijo Greyback alzando las cejas.
-¿Y qué hay de tí? Se supone que te venció una profesora chiflada tirándote una bola de cristal a la cabeza. Te creía hecho de otra pasta, viejo amigo.
Greyback la miró con desdén.
-No estaba muerto. Esa estúpida sangre-sucia me atacó por la espalda mientras me daba un banquete, y la vieja loca me rompió la bola esa en la cabeza. Pero no me morí, simplemente me desmayé. Cuando desperté el pasillo estaba vacío, pero oí vitores en el comedor, así que me largué de allí y me refugié en una casita de campo cerca de Escocia.
-Cobarde.-canturreó Bellatrix. Greyback se limitó a mirarla con ira.
-Bueno, ¿Vas a explicarme para qué me has hecho venir hasta aquí?
Bellatrix le mostró a los tres jóvenes atados en el centro de la sala. Greyback los miró con ansia.
-¿Están muertos?- inquirió.
-No, y ni se te ocurra acercarte a ellos por el momento. Los del pelo negro son los hijos de Potter, y el otro, su ahijado. Los necesito vivos. Te he llamado porque necesito tu ayuda para devolverle la vida al Señor Tenebroso.
Los ojos de Greyback se abrieron de asombro. Miró a los muchachos, luego el caldero y luego a Bellatrix, y negó con la cabeza como si la creyera loca.
-Bella, sabes que no va a funcionar. Colagusano lo hizo una vez, pero dos veces... va a ser demasiado. Además, ahora no tienes su cuerpo para revivirlo.
-No tengo su cuerpo, pero tengo un fragmento de su alma.- dijo ella sin dejarse amilanar, mostrándole el pergamino con sumo cuidado.
-Potter destruyó ese horrocrux, ¿no te das cuenta? No servirá de nada.
-¡Ésta página está intacta! Creo que aún podría contener algo vivo. Hace un par de días se me cayó una gota de tinta en ella, y el pergaminó la absorbió a toda velocidad. Es como si estuviera buscando algo a lo que pueda aferrarse. Y ahí es donde entramos nosotros.
Greyback seguía negando con la cabeza.
-No funcionará, estoy seguro.
-¡Fenrir, por favor! Por lo menos hemos de intentarlo...
-¡Bella, mírate! Ya no eres tan joven como antes, ni yo lo soy. Voldemort murió. Yo sigo siéndole fiel...- añadió al ver que Bellatrix fruncía el ceño- y si volviera, sería de los primeros en volver a seguirle. Pero ya lo han hecho una vez. No funcionará.
-Intentémoslo.- Bellatrix se acercó a él, mirándole fijamente. -Por favor, Fenrir. Imagínate por un segundo que funcionara. ¿Cómo crees que nos recibiría? Seríamos héroes de por vida. Tenemos todos los ingredientes para hacer que vuelva.
Greyback dudó. Meditó las posibilidades, y al final, suspiró.
-Está bien.
La cara de Bellatrix se iluminó como la de una niña pequeña, a la que su padre acaba de regalarle un gato. Por un momento las arrugas de su rostro desaparecieron, las ojeras se fundieron y su cara pareció más viva, más joven. Se acercó dando saltitos de entusiasmo al caldero, y de pronto adoptó una actitud solemne.
-Bien. Empezemos.

FIN DEL CAPÍTULO 7

¡Espero que os haya gustado! Volveremos con el siguiente capítulo tan pronto como sea posible, y esperamos que la espera no se alargue tanto como con el último... Si queréis sugerir algo, comentad
¡Saludos!
avatar
Fenrir Greyback
Alumno de Segundo año

Estatus de Sangre : Sangre Pura
Masculino Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 15/09/2011
Edad : 17
Patronus : Lobo
Empleo/ocio : Servir al Señor Oscuro
Lugar Mágico : En el bosque prohibido

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Keka Potter el Sáb Dic 22, 2012 7:56 am

¡¡¡Buenas!!! Queridos lectores, aquí está EL CAPÍTULO 8º
Aviso que es largo, pero no me apetecía dividirlo en dos partes. Espero que os guste. Para mí, es el mejor capítulo que he escrito en mucho, mucho tiempo, es muy elaborado. Espero que os guste y que lo disfrutéis.

Spoiler:
Un mensaje de agradecimiento especial a AlexaGranger, porque gracias a ella he continuado escribiendo y me ha dado muchas nuevas ideas, y a Kassandra Zafiro, porque la idea original surgió entre nosotras y me parece que creamos una obra de arte Potterica *-*

Muchísimas gracias por leernos, ahora os dejo con la lectura. ¡Disfrutad!





Capítulo 8: De nuevo, Hueso, Carne y Sangre.


Tambaleándose, Lily salió del baño. El pasillo, por suerte o por desgracia, estaba completamente desierto. Hizo una rápida evaluación de sus heridas: Un hombro posiblemente fracturado y brazo derecho inutilizado, tobillo torcido, múltiples arañazos y magulladuras de todo tipo.

¿A quién podía avisar? A la directora McGonagall, por supuesto. Pero cualquiera sabía dónde estaba. El castillo, recordó, estaba casi vacío por culpa de las dichosas vacaciones de navidad. Lily estaba aturdida, la cabeza le daba vueltas y no sabía qué podía hacer. Comenzó a caminar lenta y trabajosamente por el pasillo, cuando, al llegar a una bifurcación oyó una conversación bastante animada que se acercaba a ella. Reconoció una de las voces enseguida, y se quedó helada.
Era Axel.
Lily no supo qué hacer. ¿Debía quedarse allí y pedir ayuda a Axel? ¿O bien esconderse y buscar a McGonagall? “No puedo dejar que Axel me vea así” Y, con un esfuerzo, la chiquilla corrió en dirección contraria, reprimiendo gritos de dolor a cada paso que daba, y sujetando la varita en la mano izquierda.

Cuando por fín estuvo segura de que nadie podía verla, Lily cayó sobre una estatua para recuperar el aliento. Estaba exhausta, el hombro le daba pinchazos y las lágrimas ardían en su cara.
Cuando trató de levantarse, la estatua que tenía detrás cedió con un crujido, y Lily cayó a un pasadizo estrecho y oscuro con un alarido.
<<¿Qué narices pasa hoy, todo el universo está en mi contra o qué?>> pensó desesperada. No veía nada.
Lily caminó por el túnel, dando traspiés. No sabía dónde iba, pero eso tampoco le importaba. La luz de su varita, sostenida por su vacilante mano izquierda, le parecía insuficiente en la asfixiante oscuridad del túnel. Entonces comprendió lo que tenía que hacer. Debía llegar con su padre, sí, llegar al Ministerio de Magia. Solo él podía ayudarle: si Harry había podido derrotar a Voldemort una vez con un año, y otra con apenas diecisiete, ahora sería un juego de niños. Pero ¿cómo llegar hasta él?
-Debo llegar al Ministerio de Magia... El Ministerio, el Ministerio, el Ministerio...- susurraba Lily para darse ánimos. De improviso sus piernas se enredaron y los tobillos giraron. Lily comenzó a dar vueltas sin control y cerró los ojos, esperando el terrible golpe contra el suelo de losas de piedra. Notó como si un gancho tirara de ella hacia arriba, elevándola por los aires y una sensación de vacío en el estómago la sobresaltó. La muchacha calló desmadejada sobre el suelo, sí, pero un montón de nieve fresca amortiguó su caída. Notó como el frío húmedo de la nieve se colaba por el cuello de su túnica, provocando un escalofrío. Los ojos de Lily se abrieron y quedó muda de sorpresa: Se hallaba en Londres, frente a los servicios públicos que servían de entrada al Ministerio de Magia.
-¿Qué...qué puñetas...?- consiguió articular. Las pocas personas que había en la calle la dedicaron apenas una mirada extrañada, solo veían a una pobre chiquilla desparramada en la nieve con los ojos enrojecidos y abiertos como platos.
“¿Cómo he conseguido llegar aquí?” pensó, tratando de encontrar una explicación lógica. “No puedo estar aquí, es prácticamente imposible. A no ser... ¡A no ser que me haya aparecido! Pero eso no puede ser, nadie puede aparecerse antes de los diecisiete años, y menos dentro de Hogwarts. Claro, quizás, tras la muerte del director Dumbledore aquella magia se debilitara... O quizás no estuviera del todo dentro de Hogwarts. ¡Estaba en un túnel!” recordó. Era increíblemente extraño, casi imposible, pero no había otra explicación. Solo un alumno extremadamente avanzado en la materia -o extremadamente desesperado- habría podido realizar una Aparición, estuviera o no dentro de la escuela. Pero Lily no tenía tiempo para pensar. Sintiéndose aliviada, extrañada y temerosa al mismo tiempo, la chica corrió hasta la puerta de los servicios. Se metió en una de las cabinas y subió al inodoro. Había realizado el viaje muchas veces acompañada de su madre, cuando iban a visitar a Harry en su empleo como Jefe del Departamento de Aurores, pero eso no hacía que cada vez que tenía que viajar se sintiera idiota al meter los pies en el inodoro y tirar de la cadena. Al instante, Lily comenzó a girar sobre sí misma y cuando abrió los ojos se encontró en el Ministerio. Estaba mucho más vacío que de costumbre, solo quedaban un par de personas de mantenimiento barriendo, que la miraron intrigados. Lily no hizo ningún caso, y, pensando en sus hermanos y en Ted echó a correr, derrapando por los pasillos recién encerados sin hacer caso a su hombro o a su tobillo, que la pinchaban cada vez que los movía.
Cuando llegó frente al despacho de Harry, algo la hizo detenerse. ¿Estaba haciendo lo correcto, verdad? ¿O era eso únicamente lo que Bellatrix pretendía? Pero James, Albus y Ted estaban en peligro.
Giró el picaporte y entró en el despacho.

-¡Papá!
Harry, que estaba sentado en su escritorio, levantó la vista sorprendido al oír a su hija. Llevaba todo el día extraño, aburrido y desconcentrado, pensando en cualquier cosa menos en el trabajo. Sabía que algo había ocurrido, lo sentía en lo más profundo del alma… Y cuando la vio, cubierta de nieve, con la túnica empapada y con los ojos llorosos, su corazón se detuvo, se le heló la sangre en las venas y un terrible presentimiento se apoderó de su mente.
-¡Lily! ¿Qué haces aquí?
Lily se arrojó en brazos de su padre, sin percatarse de la chispa de terror que brillaba en sus ojos verdes. Por fin estaba a salvo.
Harry notó un ligero picor en la frente, y, por instinto, sus dedos rozaron la cicatriz en forma de rayo que ya casi había desaparecido. Horrorizado, comprendió que la cicatriz volvía a molestarle, después de tantos años. Y supo que algo terrible estaba a punto de ocurrir.
-Cuéntame lo que ha pasado.- le dijo a Lily. Y ella, al ver la cara pálida como el papel de su padre, tragó saliva y comenzó a hablar...

* * *


-Explícame otra vez lo que vamos a hacer.- exigió Fenrir Greybak por enésima vez mientras observaba a Bellatrix remover lenta y cuidadosamente en el enorme caldero. Había dejado caer con ternura la página del diario de Tom Ryddle
-Fenrir, ¡por dios! Cállate de una vez.
-Es que no consigo entender para qué me necesitas.- dijo Fenrir. Intuía que Bellatrix no le habría llamado de no ser que le necesitara para algo realmente importante… o algo que ella no quisiera hacer.
Bellatrix se dio la vuelta y suspiró. Sin dejar de mirarlo, extrajo un diminuto frasco de una de sus altas botas de tacón. El frasquito contenía un fino polvo de color hueso.
-A ver cómo te lo explico… Mira, tenemos un hueso del padre de Lord Voldemort para efectuar el conjuro… – dijo poniéndole el frasquito delante de las narices.
-¿¡De dónde has sacado eso!?
-¡Déjame terminar! También contamos con sangre de un enemigo. Mi Señor habría querido que, de poder resucitarle, usáramos sangre de algún descendiente directo de Harry Potter… y aquí tenemos a dos de sus tres hijos. Pensaba ir a buscar a alguno durante estas noches en las que el castillo está tan abandonado, pero por suerte han decidido ahorrarme ese esfuerzo.- soltó una carcajada ahogada por una repentina tos.
>>Y ahora, Fenrir, amigo mío… ¿Cuál es el ingrediente que nos falta?
De pronto, Greyback comprendió. Dio unos pasos atrás y musitó:
-Carne de un vasallo… Para eso me necesitabas.
Bellatrix se acercó a él y le puso una mano sobre el hombro, pero él la rechazó.
-¡No te acerques!
-Oye, tranquilo. No voy a cortarte una mano a traición ni nada, no funcionaría. Tienes que dársela voluntariamente.
-¿Y por qué no se la das tú, lista?
-¡Fenrir, por favor! ¿No quieres que el Señor Oscuro se alce de nuevo? ¿Eres así de cobarde?
-Bella, no. No pienso mutilarme solo por que a ti te dé la gana.
-¡Solo serán unos minutos! El Señor Oscuro le dio a Colagusano una mano de plata. ¿No lo recuerdas? Serás mucho más poderoso, más fuerte...
-¿¡Y si no funciona!? ¿No estás planteándote que perdería una mano PARA NADA?
Bellatrix retrocedió, un poco sorprendida por el estallido de Greyback. Comprendía que su plan tenía algunos fallos, y era posible que no funcionara, pero no llegaba a entender por qué su antiguo compañero le daba tanta importancia a ese 90% de posibilidades de que la cosa saliera mal.
-Funcionará.- dijo ella, tratando de parecer segura de ello.
Fenrir dudó. Si de veras funcionaba, ¡serían héroes! Había que probar. Pero no se iría con las manos vacías, desde luego…
-Está bien. Pero quiero algo a cambio.
Bellatrix sonrió, complacida.
-¿Qué quieres que te dé a cambio?
-Fenrir se acercó a ella con una sonrisa traviesa en el rostro, y la mirada de Bellatrix se ensombreció. No se atrevería…
Pero Greyback se limitó a negar con la cabeza y le susurró algo al oído. La sonrisa volvió a la cara de Bellatrix.
-¿Enserio? ¿Solo eso?- Greyback asintió -¿Cuál?- preguntó ella, aún riendo.
-El del pelo azul.
-¿Por qué no saciarte? ¿Por qué no matarlo?
- Porque es mucho, mucho peor ser un Hombre-Lobo que cualquier muerte que te puedas imaginar, créeme.
-¿Y por qué no a uno de los hijos de Potter?
-Por que ya los considero peligrosos, siendo descendientes de El Niño que Sobrevivió. No hay motivo para darles más armas. Sin embargo, el otro… es hijo de tu sobrina, la sangre-sucia, ¿Verdad?
-Sep.
-Su padre era también un Hombre-Lobo, y también yo le convertí… No querría acabar con esa bonita tradición familiar.
Bellatrix meditó, sonriendo. Al fin, respondió:
-Es justo. Comenzamos en cuanto estés preparado.
-Nací preparado.
-No fanfarronees tanto...

Se colocaron al rededor del enorme recipiente, con aire solemne. Greyback temblaba casi incontrolablemente, pero se mantuvo firme, y Bellatrix comenzó a recitar el conjuro con delicadeza, casi como si fuera una bella canción, con musicalidad y esmero.
-"Hueso del padre, otorgado sin saberlo, renovarás a tu hijo."
Vertió con cuidado el fino polvo que un día fue un hueso de Tom Ryddle senior en el caldero. La poción se tornó azul vívido y de aspecto ponzoñoso.
Bellatrix extrajo entonces una daga curva y plateada con una gran serpiente grabada en el mango, y se la ofreció a Greyback casi pesarosa.
-"Carne del vasallo, voluntariamente ofrecida, revivirás a tu señor."
Fenrir dudó solo un segundo, pero, sin darse tiempo a pensar, cerró los ojos y bajó la daga hasta su muñeca izquierda, colocada encima del caldero. El dolor le asaltó, congelador y abrasador a un tiempo cuando la daga se deslizó sobre carne y hueso como si fuera de mantequilla, y gritó. Bellatrix apartó la vista, pero no pudo evitar oír un horrendo chapoteo, y los jadeos entrecortados de su amigo. <> pensaba, vigilando que la poción se tornaba rojo ardiente, como debía ser para su correcto funcionamiento.
Recogió la daga del suelo.
-Ahora, mi parte favorita.- dijo después de ofrecerle un pañuelo de seda verde a Greyback, que tenía los ojos llorosos y los dientes tan apretados que parecía que fueran a resquebrajarse.

Mientras tanto, Bellatrix, que tan absorta en sus propios preparativos, no se había percatado de que no eran los únicos conscientes en la Cámara de los Secretos. Ted había estado observando la escena casi desde el principio, horrorizado, tratando de desatarse sin hacer ruido. Ninguno de los mortífagos se había dado cuenta de que estaba contemplando la escena, pero aquello no era precisamente tranquilizador, dada su situación. No recordaba gran cosa, tan solo haber estado persiguiendo a Bellatrix y haber caído desmayado. La cabeza le martilleaba incansablemente, impidiéndole pensar con claridad. James y Albus estaban junto a él; en un principio, Ted había pensado en asumir el peso de aquel lío él solo, protegiendo a sus amigos a los que quería como hermanos. Pero en el momento en el que había comprendido lo que Bellatrix y Greyback pretendían, comprendió que no podrían salir sin ayuda de allí.
-James…- dijo en un susurro ronco, moviendo un poco el hombro del muchacho. James no reaccionó, y Ted temió que estuviera muerto. -¡James!- se atrevió a decir, un poco más alto. Greyback y Bellatrix mantenían una acalorada conversación, así que no lo notaron.
James abrió los ojos. La cabeza le daba vueltas y la pierna izquierda latía dolorosa e incómodamente. Examinó el lugar en el que se encontraban y reprimió un grito.
-¿Estás bien?- inquirió Ted tratando de girarse para verle.
-Creo que sí. Un poco magullado. Oooh, mi cabeza…
James calló abruptamente al ver un tenue resplandor azul que aparecía por su derecha. Ladeando un poco la cabeza pudo observar la escena. Bellatrix Lestrange le ofrecía a Fenrir Greyback una daga de plata. No comprendía qué estaban haciendo, pero presentía que iba a pasar algo terrible. Ted ahogó un grito cuando Greyback, de un tajo decisivo, se cortó la mano izquierda.
James estaba boquiabierto, tan sorprendido que apenas notó que Bellatrix se acercaba a él. Cuando vio que en la mano llevaba la daga, James se revolvió y trató de alejarse, pero fue inútil. Bellatrix aferró su brazo con una fuerza casi sobrehumana y le mostró la daga, que brilló con la luz roja que salía ahora del caldero. Apretando más de lo necesario, la bruja hizo un largo y profundo corte en el antebrazo de James, disfrutando de la mueca de dolor que el muchacho no lograba reprimir. Oprimiendo el corte, Bellatrix recogió unas cuantas gotitas de la sangre que comenzaba a manar y la llevó al caldero. Fenrir apretaba el pañuelo, tinto en sangre, contra el muñón, mirando a Bellatrix con fijeza. Bellatrix sabía lo que significaba aquella mirada.
-“Y sangre del enemigo, tomada por la fuerza, resucitarás al que odias.”- entonó dejando caer la sangre de James en el caldero.
Un resplandor blanco lo inundó todo. El mundo pareció sumido en una nada tan cegadora que Ted, James, Bellatrix y Fenrir cerraron los ojos y contuvieron la respiración.

Cuando el brillo remitió, una densa niebla comenzó a brotar a borbotones. Bellatrix abrió los ojos lentamente. Como en un sueño, vio una figura alzarse dentro del enorme recipiente, y sin poder evitarlo, saltó de alegría.
-¡Funcionó!¡Ha funcionado! ¡Fenrir, mira!
Pero algo no funcionaba. Aquella figura no era más alta que Ted Lupin.
-¡¿Pero qué demonios…?!- exclamó la figura. Aquella persona, sin lugar a dudas, no podía ser Lord Voldemort. Era apenas un crío.
Bellatrix le ofreció la túnica que había preparado, con movimientos mecánicos mientras miraba, embobada, al muchacho alto, atractivo, de pelo y ojos negros que la miraba con una mezcla de recelo, confusión y frialdad.
James no sabía que estaba ocurriendo, todos estaban como atontados. “El hechizo no debe haber funcionado” suspiró, aliviado.
-Es… Eres…- balbució Greyback mirando al muchacho que se afanaba por ponerse la túnica, mirando tan sorprendido como los demás.
El hechizo, en efecto, no había funcionado tal y como Bellatrix estaba esperando.
Porque el que se encontraba ante ellos no era Lord Voldemort.
O no lo era aún.
Aquel muchacho era Tom Ryddle a los diecisiete años.



Espero que os haya gustado leerlo tanto como a mí escribirlo :3 y ya sabéis, no dudéis en comentar ^^

Besos!! ^^
avatar
Keka Potter
Alumno de Septimo año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2011
Edad : 18
Varita : Un pincel.
Patronus : Desdentao'
Empleo/ocio : Ser indefuckingstructible
Lugar Mágico : Loramendi

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  AlexaGranger el Sáb Dic 22, 2012 6:36 pm

POR FINN llevaba tiempo esperandolo aún no me lo he leido,puesme los estoy imprimiendo y los junto todos seguro que es tan bueno o mas que los demas!!
avatar
AlexaGranger
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Femenino Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 04/12/2012
Varita : Madera:Ciprés Centro:Unicornio Largo:30,5 cm Flexibilidad: sorprendentemente susurrante
Patronus : Caballo
Lugar Mágico : Godric's Hollow, Honeydukes y Hogsmade

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Liiz Jane de Potter el Lun Dic 24, 2012 4:16 pm

QUE INTERESANTEE ESTA ESTOO! :DD
estaa muy padree hermana ^^
aunque me hubiera gustado que Lily fuera de Gryffindor ojitos
hahaha sigue asi, me han quedado muchas ganas de seguir leyendo!!

saludos & besos!!
avatar
Liiz Jane de Potter
Alumno de Tercer año
Alumno de Tercer año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/07/2011
Edad : 20

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Keka Potter el Jue Feb 28, 2013 7:50 pm

Merlinianooooooooos traigo un NUEVO CAPÍTULO!!!! yeah

En realidad éste debería haberlo subido Fenrir (dry) pero está bastante ocupado. De todas maneras, espero que lo disfrutéis. Me siento orgullosa por cómo me salen estos capítulos, es como si estuviera reviviendo el legado de Jo :') Sé que los primeros no eran especialmente buenos, pero han ido evolucionando, supongo.
Bueno, ya paro xD espero que os guste mucho y os haga recordar aquellos tiempos en los que solo existía Harry Potter para nosotros... ojitos

CAPITULO 9


Los Recuerdos Pueden Ser Dañinos.



-¿Qué significa esto?- volvió a exclamar Tom Ryddle, dando un zapatazo en el suelo. Solo había tardado unos segundos en recuperar la compostura, y ahora mostraba esa característica frialdad, indignación e indiferencia todo a un tiempo por las que era conocido.
Fenrir, que había conseguido levantarse, era incapaz de bajar la vista al lugar en el que hacía apenas un par de minutos, había tenido su mano izquierda. Bellatrix se acercó lentamente al joven Ryddle, con cautela, y alargó un brazo para tocarlo. Él le apartó la mano de una rápida bofetada, con una mirada de desdén.
-Lo…Lo siento, Mi Señor. Todo es tan… extraño.
-¿Qué te resulta extraño?- exclamó Fenrir con una nota de ira en la voz. -¡¿El hecho de que acabo de perder una mano para dar vida a un niñato de diecisiete años?! ¡¿El hecho de que me has arrastrado a esto y que no hemos conseguido nada?! ¡Porque me parece fascinante, de verdad!
-¡Hey! Cuidado con lo que dices, perrito.- dijo Ryddle con una sonrisa ladeada. Fenrir hizo amago de lanzarse sobre él, pero Bellatrix lo detuvo.
-¡Quieto! Os pido perdón, mi Señor. Esperaba otra cosa, nos habéis… sorprendido.
-Ya entiendo. Esperabais a Voldemort, no a Tom Ryddle.
-Exactamente.
Ryddle seguia sonriendo, burlonamente. Echó un vistazo a su alrededor, y sus ojos se posaron sobre los niños, dos de ellos con los ojos abiertos como platos y un tercero desmayado. Reconoció, con orgullo, el miedo en sus miradas y el odio en sus expresiones.
-¿Quiénes son esos?
-Los del pelo negro son los hijos de tu mayor enemigo, mi Señor. Y el otro es su ahijado.
-Mi mayor enemigo… acabaré con él.- comentó Ryddle, pensativo.
-Mi Señor… Harry Potter es el niño que sobrevivió. Os venció, mi Señor. Nos venció a todos. Vos estabais muerto hasta hace unos minutos. Bueno, no vos, Lord Voldemort.
Los ojos de Ryddle se abrieron de sorpresa. Había muerto… Había sido derrotado. No, no podía ser verdad. Él tenía secretos, tenía cartas en la manga, bazas enteras que sólo él conocía.
-Pero… mis Horrocruxes… ¡Mis secretos!
-Fueron descubiertos.- dijo Fenrir con voz agria.- La próxima vez, esconde tus diarios, trofeos, mascotitas y demás paparruchas en cámaras acorazadas.
-No… no puede ser cierto… yo no estoy muerto, ¡No estoy muerto!- gritó él, moviendo la cabeza.
-Ya no, estúpido niño. Gracias a mí.- las palabras de Fenrir fueron escupidas con rabia.
Ryddle le miró un momento, fríamente.
-Te doy las gracias, perrito.- dijo tras un corto silencio. –Aquí tienes, como recompensa. Buen perro.
Bellatrix temió que Tom Ryddle fuera a lanzarle un hueso o una galleta para perros, pues eso lograría sacar de quicio a su enfurecido amigo. Pero Ryddle ejecutó un movimiento seco con su varita, y un chorro que parecía plata fundida salió de su extremo y fue a acoplarse con en muñón que había quedado en el extremo del brazo de Greyback.
-Pero, ¿qué demonios? ¿Te burlas de mí, muchacho?- aulló Greyback mirándose el brazo. El dolor se le había calmado y podía flexionar la muñeca, pero en el lugar en el que debía tener la mano, ahora había una garra de animal con tres cuchillas paralelas.
-¡Eh, no te quejes, perrito! Te acabo de convertir en el doble de una estrella cinematográfica.
Greyback rechinó los dientes. Estaba deseando arrancarle la cabeza a aquel malcriado, pero en el fondo sabía que no era buena idea. Al fin y al cabo, aquel crío se convertiría en el Señor de las Tinieblas.
-¡Muchísimas gracias, mi Señor! ¡Te lo agradeceremos eternamente!- voceó Bellatrix arrodillándose ante él.
-Soy yo quien debería daros las gracias. Claro que no lo haré. Al fin y al cabo, sois mis vasallos. ¿O no?
Ryddle trataba de comprender lo que estaba ocurriendo. No recordaba mucho. Llevaba debilitado tanto tiempo… Recordaba que aquel chico, Potter, había acabado con el diario. No con todo, se dijo, pero con gran parte del diario, a pesar de tener tan solo doce años. A partir de ahí, todo estaba completamente en blanco hasta ese momento.
-¿Dónde se encuentra Harry Potter ahora?
-No lo sabemos, mi Señor.
-Es el jefe del Departamento de Aurores, así que debe estar en el Ministerio.
-Y habéis dicho que aquellos son sus hijos, ¿Verdad?
-Sí.
Ryddle meditó un momento.
-Pues se me ocurre que tenerlos en nuestro poder podría ser una buena baza a nuestro favor. Estoy seguro de que Potter daría lo que fuera por sus queridos hijitos…
-¡Sois imbéciles!- exclamó James desde el suelo de la Cámara. Ted le suplicó que se callara, pero él se debatió, sacudiéndose. Albus, que ya había despertado, pasaba la mirada alternativamente a su iracundo hermano y a Ryddle, Greyback y Bellatrix que se acercaban lentamente con temibles sonrisas que no presagiaban nada bueno. -¡Sois idiotas, mi padre os podría derrotar a los tres con los ojos vendados y sin apenas despeinarse! Volverá, vendrá aquí y lo lamentaréis.
Ryddle rió.
-Tu padre no puede hacer nada, muchacho. ¿No lo entiendes? Cuando tu padre llegue aquí posiblemente ya estemos muy lejos…
Greyback negó con la cabeza, disgustado.
-No gaste saliva, mi Señor. Estos niños no entienden nada. Deberíamos darles una lección, ¿no cree?- dijo Greyback pasándose la lengua por los labios.
Teddy se encogió aterrado cuando el licántropo comenzó a avanzar hacia él. Trató de retroceder arrastrándose, pero Greyback le cogió por el cuello de la camisa y lo levantó del suelo.
-¡No! ¡Ted! ¡Suéltale!- vociferó Albus tratando de levantarse.
¡Zas! Un sonido silbante cruzó el aire cuando Bellatrix le cruzó la cara de un tortazo a Albus.
-¡¡TÚ!! ¡¡PEDAZO DE FURCIA!!-bramó James, colérico. Bellatrix le arreó otra bofetada a James, partiéndole el labio. Los ojos del muchacho se llenaron de lágrimas iracundas cuando un hilo de sangre comenzó a resbalarle por la barbilla.
Mientras tanto Greyback se afanaba por cortar las ataduras de Teddy con su nueva garra de plata. Cuando se vio libre, Ted se alejó se ellos cauteloso. Suponía que Greyback no le habría soltado únicamente para jugar a las cartas, y tenía un horrible presentimiento.
-Voy a darte hasta que cuente tres para correr todo lo que puedas. Una vez acabe de contar… Empieza la caza.
Ted tardó un segundo en reaccionar, pero no necesitó que Greyback lo repitiera dos veces. Dio media vuelta y comenzó a correr con todas sus fuerzas.
-Uno…
>>Dos…
Greyback se giró hacia James y Albus, que se debatían sujetados por Tom Ryddle y Bellatrix. Esbozó una sonrisa y sus largos colmillos de lobo brillaron en la penumbra.
-Me encanta este juego.- susurró.
>>Tres.
Greyback salió en persecución de Ted, que ya había llegado hasta la boca del túnel. James y Albus gritaron al unísono.
Ted sabía que no tenía la menor oportunidad. Apenas había logrado llegar al principio del túnel cuando ya notaba los pasos veloces de Greyback detrás de él. Ted tuvo que sortear una pared de piedras derruidas, y sin detenerse recogió dos grandes escombros del suelo. Ya notaba el aliento putrefacto de Greyback en la nuca. Lanzó las dos piedras hacia atrás, rezando porque le dieran a algo. Se escuchó el rebote de la primera piedra contra el techo abovedado; la segunda golpeó al hombre en pleno pecho.
Gryback aulló y se lanzó sobre él. Ambos rodaron por el suelo, Greyback lanzando zarpazos y Ted tratando de patearle.
-¿Sabes qué?- inquirió Greyback jadeando cuando rasgó la espalda del muchacho haciéndole gritar de dolor. –Afuera hay una bonita luna llena. Qué pena que no se vea desde aquí. ¿Sabes que yo fui amigo de tu padre? Me atrevería a decir que fui para él una de esas personas que te cambian la vida…
-¡¡RAAAAAAAAARG!!- rugió Ted revolviéndose y asestando un puñetazo en la cara al licántropo.
Greyback arrinconó a Ted contra la pared, dándole un golpe terrible en la nuca y comenzó a ahogarle con el brazo. Los sonidos comenzaron a difuminarse, los colores se disolvieron en grises y el muchacho comenzó a perder el conocimiento…



* * *




Lily cogió un puñado de polvos Flu. No fue sencillo, pues la mano le temblaba, pero logró entrar en la chimenea manteniendo la mitad.
-Recuerda – le dijo su padre subiéndose las gafas –Ve al despacho de la directora McGonagall. Yo voy enseguida.
Lily asintió.
-Al despacho de la directora, Hogwarts.- dijo con firmeza arrojando los polvos al suelo de la chimenea. Un remolino de llamas verdes la envolvió, y al instante se descubrió en el despacho de la directora. Ella levantó los ojos claros por encima de las gafas cuadradas, bastante sorprendida.
-¡Señorita Potter! ¿Qué está haciendo usted aquí? Suponía que estaría en su sala común…
-Lo sé señora, pero ha pasado algo…
Lily se vio empujada hacia delante cuando su padre se materializó justo detrás de ella. Colocándose las gafas, Harry salió de la chimenea y se plantó delante del escritorio de McGonagall.
-Minerva, me alegro de verla.
-¡Harry! Yo también me alegro de verle a usted. ¿Qué asunto le trae aquí con tanta urgencia?
-Verá, Minerva, no tenemos mucho tiempo. Es algo que concierne a Voldemort.
A Harry le dio un vuelco el corazón cuando vio que la directora de sobresaltaba. Se suponía que no debían tener miedo a su nombre, y sin embargo, después de tantos años…
-¿Qué…? ¿Qué está insinuando, Potter? ¿Cómo…?
-Le repito que no tenemos tiempo, directora.- insistió Harry impaciente. –Mis hijos están en peligro, y mi ahijado también. Debemos ir a la Cámara de los Secretos de inmediato.
-¡La Cámara se selló hace años, Potter!
-¡Han vuelto a abrirla! Por favor directora, mi hija entró allí. No pienso dejar que mis hijos corran peligro más tiempo.
Dicho esto Harry salió del despacho a toda velocidad. No pudo evitar una punzada de nostalgia cuando recorrió los pasillos del castillo abandonado. Al doblar una esquina, casi corriendo, se detuvo. Allí había sido donde un derrumbamiento había acabado con Fred Weasley sin que pudieran hacer nada para salvarle… Algo dentro de él se rompió. Se le hizo un nudo en la garganta y pasaron ante él las imágenes de aquel maldito día: La silueta de Fred en el suelo con sus hermanos llorando alrededor; Lupin y Tonks tendidos, cogidos de la mano; Las miradas acusadoras que había recibido aquel día, cuando todos supieron que él y solo él era el causante de las muertes de sus amigos… Habría preferido morir. De hecho había ido a acabar con aquella locura. Pero casi por pura suerte se había salvado. El niño que sobrevivió había logrado acabar con el Señor Tenebroso de nuevo.
Y ahora todo estaba empezando de nuevo…
Aceleró el paso.

* * *

James trataba de parecer desafiante cuando Tom Ryddle le soltó, arrojándole contra el suelo. Se puso en pie de un salto y tuvo que apoyarse en la pared; había olvidado su pierna herida. Bellatrix aún sujetaba a Albus contra su pecho, clavando la varita en su cuello.
-¿Qué desea hacer con ellos, mi señor?
Ryddle se quedó pensativo un momento. Luego respondió:
-No tiene mucho sentido tener a dos hijos de mi mayor enemigo en mi poder.
-No comprendo eso del todo, mi Señor…
El muchacho hizo un ademán de impaciencia.
-Si, cuando Potter llegue aquí, encuentra el cadáver de uno de sus hijos, sabrá que vamos enserio. Es cuestión de psicología.
Bellatrix sonrió al comprender.
-Sois brillante.
-Me lo dicen a menudo. O por lo menos me lo decían…
-Lo que eres es un engreído.- comentó James tragándose por un momento el miedo y la ira.
Ryddle le miró despectivo.
-Solo por ese ingenioso comentario acabas de ganar un premio. El premio de que te dejemos morir rápidamente en vez de torturarte durante días enteros. Enhorabuena.
James abrió mucho los ojos. Albus se revolvió, tratando de liberarse de las garras de Bellatrix, pero ésta le clavó más fuertemente la varita en el cuello.
Tom Ryddle se acercó lentamente a James y le puso la mano sobre el hombro. Solo con apoyarse un poco en él, la pierna mala de James cedió, y éste se deslizó hasta el suelo golpeándose la nuca. Quedó allí tendido tratando de levantarse, pero completamente incapaz. Indefenso y sin ninguna posibilidad de escapar, a James solo le quedó observar la escena: Albus no paraba de zarandear a Bellatrix, dando patadas al aire. Sus pupilas estaban tan dilatadas que apenas se distinguía el verde esmeralda del iris.
Bellatrix pasó a sujetar el cuello de Albus, presionando un poco más cada vez que él trataba de liberarse. Ryddle cogió la varita de la bruja y la alzó con delicadeza.
-No te concederé un último deseo. Eso solo lo hacen los buenos… y los perdedores.
James bajó la cabeza, con lágrimas de rabia rodando por sus mejillas. Era el fin. Estaba derrotado.
-¡James! ¡NO!
-Al, cállate. No les des esa satisfacción.
James alzó la cabeza una última vez para mirar a su hermano. Él también lloraba, y parecía ahora mucho más joven, pequeño e indefenso que cuando había defendido a Lily. Ahora solo era un chico asustado.
-Nos veremos en el infierno.- dijo, escupiendo a los pies de Ryddle.
Éste hizo caso omiso y le apuntó con la varita.
-Avada Ked…
-Me parece que tú nunca aprendes. ¿Eh, Ryddle?- exclamó una voz burlona a sus espaldas. Ryddle se giró de golpe. James alzó la vista al reconocer la voz, rejuvenecida y extrañamente despreocupada de Harry Potter.




Gracias por leernos hermione espero que os haya gustado mucho.

Un Besazo! n_n
avatar
Keka Potter
Alumno de Septimo año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2011
Edad : 18
Varita : Un pincel.
Patronus : Desdentao'
Empleo/ocio : Ser indefuckingstructible
Lugar Mágico : Loramendi

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  LexTonks el Dom Mar 10, 2013 7:27 pm

Cada vez te superas más! estoy deseando que publiques el siguiente lol! cheers
avatar
LexTonks
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/11/2012
Varita : Pelo de unicornio 33,2 cm
Patronus : Tigre
Lugar Mágico : Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  LexTonks el Miér Jun 05, 2013 1:10 am

No sé si aún lo escribes pero que sepas que aquí aun hay una fan que espera a que publiques otro. amen Son geniales y hace tiempo que no escribes estoy impacientee lol!
smiley ravenclaw cheers
avatar
LexTonks
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/11/2012
Varita : Pelo de unicornio 33,2 cm
Patronus : Tigre
Lugar Mágico : Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  EncantamientoEstrella6575 el Jue Jun 06, 2013 5:42 am

Fenrir ya no está pero te felicito a ti amiga Keka Soy IsaGranger la nueva te acuerdas de mí no? Razz La historia está genial y me encantaba Hermione pero la destinaron a Gryffindor. Lilly en cambio la han selecconado a mi casa smiley ravenclaw Very Happy me encanta!!! Seguro que me acabo identificando con ella. Seguid con la historia que, como ya he dicho, está genial y me ha acabado enganchando. Yo os ayudaría con la historia pero es que no sé si estoy dotada para ello aunque me encantaría ayudaros Suerte que ya somos varios los que hemos empezado a seguir esta historia.

Una cosa: no aparece el acertijo de la Sala común y me gustaria saber cuál es. No pasa nada sé que no sois perfectos se os olvidó pero si podeis ponerlo en la historia...
avatar
EncantamientoEstrella6575
Alumno de Segundo año

Casa perteneciente : Ravenclaw
Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Femenino Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 05/06/2013
Edad : 18
Varita : Fresno y unicornio, 30,5 cm. y dura. El dueño (dueña en este caso) puede que sea cabezota pero será ciertamente valiente y nada grosero o arrogante. :3
Patronus : Ciervo.
Empleo/ocio : Futura varitóloga o profesora de pociones.
Lugar Mágico : Hogwarts, el único colegio al que todos queremos ir.

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  LexTonks el Lun Mar 30, 2015 12:18 am

Sé que ya no la continuais y que nadie escribe aqui desde hace dos años, pero fue el primer fanfic que leí y el que más me gusto   I love you
avatar
LexTonks
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Estatus de Sangre : Hijo de Muggles
Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/11/2012
Varita : Pelo de unicornio 33,2 cm
Patronus : Tigre
Lugar Mágico : Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.