EM EN
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Los posteadores más activos de la semana

Últimos temas
» En que casa te voy a poner?... (LEER PRIMER POST)
por KennethKrieger Lun Oct 10, 2016 6:39 pm

» Descubre cual es tu varita idonea
por KennethKrieger Lun Oct 10, 2016 6:27 pm

» Hermione Granger y el anillo de Slytherin
por Artemisa Dom Ago 28, 2016 1:06 am

» Libro llamado "Amor Doloroso", un Dramione!!! EXCELENTE!
por Artemisa Dom Ago 28, 2016 1:02 am

» He vuelto :) | LexTonks
por cinthya Miér Ago 19, 2015 1:44 pm

» Fullmetal Alchemist
por Tonks30 Sáb Jul 11, 2015 4:27 am

» Parodias de Juego de Tronos
por Tonks30 Dom Mayo 31, 2015 4:01 am

» (Thirty Seconds To Mars) This Is War.
por Tonks30 Dom Mayo 24, 2015 2:42 am

» Star Wars VII
por Tonks30 Miér Mayo 13, 2015 4:08 am

» Sword Art Online
por Tonks30 Sáb Mayo 09, 2015 10:42 pm

» El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica
por LexTonks Lun Mar 30, 2015 12:18 am

» REGISTROregistro en pottermore
por Vero Boullhesen Williams Jue Ene 15, 2015 7:27 am


[PM] Amor sufrido [Drarry]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[PM] Amor sufrido [Drarry]

Mensaje  SoriDraco el Miér Ago 10, 2011 5:49 am

Pues... Hola, este escrito lo llevo publicando en cientos de sitios xD. Lo escribí hace... como un año aproximadamente y es un Drarry como bien dice el título. Espero que no os resulte demasiado largo ni pesado, y desde ya agradecer a quienes se tomen la molestia de leerme (Me gustaría ver comentarios...). Estoy segura de que tiene fallos, pero bueno, aquí va:

Amor sufrido


Su nombre es Draco Malfoy.

Harry terminó de escribir la carta, la tinta que había utilizado era suave y con su pluma las líneas de cada una de las letras, salían tan finas como el hilo.

Se encontraba en el salón de la casa Griffindor, sobre la mesa en la que estaba escribiendo, ya entrada la madrugada, había un centenar de papeles rotos y otros muchos desperdigados por el suelo. Echó un vistazo a su alrededor antes de levantarse a recoger los papeles, se encontraba solo, eso le ayudaba a concentrarse en lo que, para el, por suerte o por desgracia, era importante.

Llevaba días preocupado por el chico malo del colegio de magia y hechicería, Howarts. No era que le pasase nada grabe, y menos que le hubiese explotado una poción de la clase del profesor Snape delante de las narices. Esas cosas solo le pasaban a Seamus Finnigan, el problema que tenía era interno, solamente le incumbía a el y a su corazón.

Se sentía cansado, no quería quedarse dormido, sujetó la pluma con firmeza y se puso a escribir más. Pero aquella vez no pudo evitar que sus ojos se cerrasen.

Cuando abrió los ojos la luz cegadora del día entraba por la ventana, el salón de la casa Griffindor seguía vacío pero no parecía que hubiese presencia de nadie en las habitaciones. Se frotó la cara y varios segundos después llevó la mirada hacía su reloj. Su cara cambió por completo al ver la hora.

-¡¿Las diez?! – Gritó en medio de la nada. – Que desastre… - Recogió todos los papeles, tanto los del suelo como los de la mesa y los llevó corriendo a su habitación. A toda prisa se acercó a su baúl, lo abrió y las metió adentro. Una vez tuvo el baúl cerrado con llave, y las cartas fuera del alcance de los curiosos, salió por la puerta que custodiaba el cuadro de la dama gorda.

En los pasillos no había nadie, tan vacíos estaban que tampoco se veía a Argus Filch patrullando por ellos, y menos a la Sra. Norris, la gata de este. Harry corría como alma que llevaba el viento, bajaba las escaleras de cuatro en cuatro, y de ser necesario saltaba mesas, barandillas, estatuas e incluso personas.

-Me va a matar… - Dijo entre dientes mientras veía su negro destino.

A las diez le tocaba clase de pociones con Severus Snape, un profesor al que no apreciaba demasiado. Bajó las escaleras hasta las mazmorras, zona que fue reconstruida para hacer varias aulas. Aquel lugar era tenue y húmedo, en el que no se oía nada o se oía un solo sonido en exceso. Aquel lugar no lograba alcanzar una media nunca. O mucho, o poco, pero nunca una media.

Estaba a tan solo dos pasos de la puerta de entrada a la clase de pociones. No quería parecer agotado ante los ojos de Snape, para no darle a entender que tenía prisa por llegar a su clase. Se apoyó contra la pared y estuvo cinco minutos respirando, sin nada en lo que pensar. Cuando se vio en condiciones para entrar, entró.

Nadie le prestó atención, Harry caminaba sigilosamente procurando que Severus no se diese cuenta.

-“Un poco mas…” – Se dijo a si mismo cuando se encontraba a menos de medio metro de su silla. A su lado estaba Ron, que lo miraba con atención mientras su amigo intentaba llegar a su silla.
-¡Potter! – Lo llamó Snape dado la vuelta contra una de las pociones que tenía en su mesa. - ¿Tiene problemas para sentarse? – Preguntó con retintín. - ¿Le pido a Malfoy que le ayude? ¿O es capaz de hacerlo por su propio pie? – Snape se giró hacia Harry y le escupió veneno por los ojos.
-No es necesario, de todas formas, no mande a los demás a hacer su trabajo. – Respondió Harry.

El odio que había entre ellos dos era mutuo y profundo, mas profundo que cualquier otro sentimiento.

-¡Cinco puntos menos para Griffindor! – Objetó Snape tajante mientras se giraba para ir a su silla. La capa hizo un movimiento al toparse con la fuerza del giro.
-Vaya Harry. – Malfoy movió su silla unos centímetros hacia el. – Tarde y encima haces que os quiten puntos. – Esbozó una maligna sonrisa y volvió a su lugar.
-¡Harry! – Hermione lo hizo levantar la mirada hacia ella. Harry la miró con desconcierto y preguntándose que querría. - ¿Qué te ha pasado?
-¡Silencio! – Les gritó Snape - No querréis otros cinco puntos menos… ¿cierto?

Todas las miradas de los Griffindors se centraron en los dos parlanchines amigos. Ellos centraron la mirada en sus libros e ignoraron a los demás.

-Harry. – Susurró Ron mientras le daba varios toques con el codo. – Hay que hacer esto. – Centró el libro entre las dos mesas y señalo con el dedo.
-Gracias, Ron.

Todos en clase estaban con la mirada fija en sus trabajos, todos exceptuando la mitad de los Slytherin’s. Entre ellos, Malfoy era uno de los que hablaba sin parar. Draco cogió un papel y escribió algo en el, lo dobló de tal forma que parecía una bola y se la tiró a Harry. Este se sobresaltó.

-Justamente ahora que estaba concentrado – murmuró mientras miraba la bola por encima, sin prestarle atención. A su izquierda Malfoy lo miraba con desdén mientras esperaba ansioso que cogiese el papel.

Harry se agachó para cogerlo, una vez lo tuvo en las manos lo abrió despacio. En la nota decía: “Idiota”. Ron se la arrebató de las manos y la volvió a doblar como estaba antes. La arrojó hacia Draco y esta dio justamente en la frente de Malfoy.

-¡Ja! – Murmuró Ron con una media sonrisa dibujada en el rostro.

El tiempo de la elaboración de las pociones había finalizado. Milagrosamente, incluso los Slytherin’s la habían terminado a tiempo. Snape fue pasando por cada una de las mesas y comprobando el aspecto de cada una de ellas. En poco tiempo llegó a la mesa de Ron, Hermione y Harry. Antes de echar un vistazo a la poción los miró por encima rápidamente. A diferencia de todos los demás, estos no estaban agotados ni tenían aspecto de estarlo.

Primero observó la poción de Ron, la miró rápidamente y puso cara de pocos amigos.

-Te voy a dar un cinco… - Dijo con la duda todavía presente.
-¿Qué? – Inquirió Ron. - ¿Un cinco?
-¿Prefiere un cuatro? ¿Señorito Wesley? – Dejó atrás la poción de Ron y se acercó a la de Hermione.

Miró la poción con atención, introdujo una cuchara para darle vueltas. Removió hacia un lado y hacia el otro. Levantó el caldero, lo dejo en su sitio; giró el caldero para un lado y para el otro. Incluso probó la poción, arriesgándose a cualquier reacción peligrosa. La poción servía para mejorar la energía física de una persona y “recargarle las pilas”. A Snape pareció no hacerle nada.

-Bueno… - Murmuró. – nueve con noventa y nueve.
-¿Qué? – Se quejó también.
-¿Prefiere un suspenso? – Le preguntó mirándola fijamente.

Hermione tragó saliva y bajó la vista hacia la mesa. No había nada que le diese más pánico que un suspenso.

-Veamos Potter. – No tardó ni dos segundos en mirar la poción de Harry. – Su semblante no mostró ninguna emoción y se fue a su mesa sin decirle su preciada nota.
-Perfecto… - Murmuró Harry.

El aula comenzó a vaciarse lentamente. Los alumnos de Slytherin fueron los primeros en salir tras el profesor. La clase había quedado vacía y los tres amigos seguían aún en ella.

-¡No me lo puedo creer! ¡Es injusto! – Se quejaba Hermione por la nota que le había puesto Severus. - ¿Nueve con noventa y nueve? ¡¡No hay derecho!! ¿Y a Draco un diez? – Hermione seguía hablando aunque ninguno de los otros dos le hacía caso.
-Esta noche voy a ir a ver a Hagrid – Dijo Harry alzando la voz sobre la de Hermione.
-¡¡Intolerable!! – Seguía quejándose ella.
-¿Quieres que te acompañe? – Le preguntó Ron mientras se alejaba un poco de Hermione.
-No, quiero ir solo. – Los tres comenzaron a subir las escaleras.

Hermione continuaba maldiciendo al profesor Snape. De su boca salían cosas como: “¿Para que sirve su clase? ¡Para perder el tiempo!” Mientras tanto Harry la calmaba razonando con coherencia y diciéndole que un nueve con noventa y nueve era un diez. Ella le contradecía inquiriendo que aquella nota no era un diez.

Caminaron discutiendo sobre la nota de Hermione hasta la torre de Griffindor. Cuando tuvieron a la dama gorda enfrente Hermione le proporciono la contraseña bruscamente. La dama gorda se apartó murmurando algo que no llegaron a escuchar.

Una vez estuvieron en el salón de Griffindor, Harry caminaba pensando en lo que quería comentarle a Hagrid. En cierto modo tenía que ver con la carta, y Hagrid era prácticamente como su confidente. No era una persona muy decidida ante los temas personales, y necesitaba la opinión de alguien para llegar a una conclusión lógica. Aún así, sabía de sobra que Hagrid no le iba a servir de mucho.

Las horas pasaron volando, Harry ya estaba preparado a media noche para salir del colegio. Estaba terminantemente prohibido salir fuera del castillo, pero, a Harry le daba exactamente igual. Cuando consiguió salir del castillo, corrió por el jardín lo más rápido que pudo. El césped estaba recién cortado y el rocío lo había humedecido, aquella humedad le mojaba el bajo de los pantalones.

Sin importarle mojarse los pantalones, siguió corriendo hasta que pudo divisar la cabaña de Hagrid a lo lejos. De la chimenea salía humo y las luces estaban encendidas dentro de ella. De vez en cuando se podía ver una silueta caminando dentro de la cabaña.

En ocasiones sentía que alguien le estaba siguiendo, pero cada vez que echaba la vista hacía atrás no veía a nadie. Poco tiempo después llegó a la cabaña de Hagrid, una cabaña pequeña y destartalada, construida por completo con madera. Harry subió las escaleritas hasta la puerta y dio dos toques.

-¿Quién es? – Preguntó Hagrid mientras se aproximaba lentamente por el otro lado de la puerta.
-Yo – Susurró Harry.

Hagrid abrió la puerta y se fue a sentar a su mesa. En ella tenía una taza de té llena.

-¿Te hago té? – Le preguntó amablemente mientras bebía unos sorbos.
-No, gracias Hagrid. – Harry cerró la puerta y se fue a sentar en frente de Hagrid.

Rubeus estaba despeinado y tenía la barba peor cuidada que de costumbre.

Afuera de la cabaña Draco merodeaba por los alrededores. Tenía como cometido delatar a Harry y averiguar lo que estaba haciendo dentro de la cabaña.

-¿Qué te ocurre? – Le preguntó Hagrid a su compañero de mesa mientras sorbía otro poco del té.
-Me gustaría hablar contigo.
-Habla tranquilamente. – Dejó la taza en el platito y entrelazó los dedos.
-Veras, te lo digo a ti por que no quiero que Ron ni Hermione lo sepan. Confío en que no les vayas con el cuento.
-¿Por quien me tomas? – Se quejó el barbudo.
-Te conozco suficiente… - Harry bajó la vista y unió sus manos entre sus piernas. – Veras, creo que me he enamorado.
-¿Enamorado? – Preguntó Hagrid procurando no expulsar ninguna carcajada. Poco a poco la seriedad volvió a su rostro. – El amor… Pero, ¿Esto no debería de ser en primavera? – Bromeó.
-El caso es, - prosiguió el joven sin darle importancia a los comentarios de su confidente. – que no es un amor normal.
-¿Te han dado una poción? – Preguntó asombrado.
-Amo a alguien despreciable.
-¿Entonces a que esperas? Ignórale. – El barbudo bufó y volvió a sorber un poco de té.
-Es un chico. – Dijo como conclusión a su confesión.

El silencio se hizo notable en la cabaña. Hagrid sufrió un pequeño Shock que le impidió reaccionar. Poco a poco, de nuevo, volvió a normalidad.

-Um… - Hagrid sujetó la taza con las dos manos y se fijó en el poco té que aún contenía. - No se que decirte. – Dijo con suavidad.
-Necesito que me dig…
-¡Ssh! – Hagrid extendió la mano hasta el joven y le tapó la boca. – Hay alguien en la puerta – Susurró.

Se levantó de su silla y sigilosamente se aproximo hasta la puerta de su cabaña. Colocó su enorme y sucia mano sobre el pomo y la abrió con decisión.

-¡Draco! – Exclamó.

Harry no llegaba a ver nada ya que, el enorme cuerpo de Hagrid se lo impedía. Se levantó de la silla y fue hasta la puerta. Allí estaba el rubio, sin ninguna muestra de arrepentimiento por escuchar lo que no debía. Miró a Harry y esbozó una malvada media sonrisa.

-¡Estas muerto! – Gritó el rubio para referirse al secreto de Harry. Malfoy salió corriendo en dirección al castillo.
-¡Espera! – Harry salió corriendo tras Malfoy, no le quedaba nada para alcanzarlo.

Cuando estuvo suficientemente cerca, se abalanzó sobre Draco e hizo que este cayese al suelo. Sacó su varita y le amenazó con ella.

-¿Qué has escuchado? – Le preguntó este mientras lo observaba lleno de ira.
-Veras… - Comenzó a imitar a Harry – estoy enamorado, es un chico.

Harry aproximó su varita hacia el cuello de Malfoy. Este dejó de imitarlo y tragó saliva, estaba inmóvil. Apresado por el cuerpo de su enemigo y la varita de este. Se encontraban lejos del castillo y lejos de la cabaña. Aunque Draco pidiese ayuda nadie podría ayudarlo. Por la cabeza de Draco se pasó la opción de gritar, pero pronto llegó a la conclusión de que nadie lo oiría.

Harry pronto desistió en su empeño por intimidar a Draco y se levantó. El rubio seguía tirado en el suelo, aterrado – a decir verdad Draco era demasiado miedoso – y sin a penas poder respirar.

-Haz lo que quieras. – Dijo Harry resignado. – No tengo problemas en que solo Slytherin te crea. Al fin y al cabo, no me importa lo que tú y tu casa penséis.

Harry comenzó su camino hacia el castillo.

-¡¿Quién es?! – Le preguntó Draco estando a casi diez metros de distancia. Ya se había levantado del suelo, estaba magullado y lleno de tierra. - ¿Quién es el que te gusta? – Seguía hablando con su peculiar tono envenenado.
-No tengo por que decírtelo. – Harry seguía caminando sin prestarle demasiada atención.
-¿Soy yo? – Le preguntó con retintín. Había comenzado a andar mas rápido que Harry para alcanzarlo, aún así estaba lejos.

Harry se detuvo, se sentía descubierto. Sentía que Draco lo sabía todo.

-Por supuesto que no. – Dijo tajante el joven de gafas.

Mientras Harry había estado quieto, a Draco le había dado tiempo suficiente para alcanzarlo. Lo agarró por la muñeca y lo giró hacia el. Las miradas de los dos enemigos se cruzaron. Draco aún tenía la muñeca de Harry entre su mano.

-¿Estas seguro?
-S-si. – Harry se soltó de su opresión y le dio la espalda una vez más para proseguir su camino.

Una vez mas volvió a sentir la mano de Draco en su muñeca, Draco lo volvió a girar hacia el. Aquella vez pasó lo que en ningún momento se había pasado por la cabeza de Harry. Los labios de Draco alcanzaron los suyos y se fundieron en un beso.

La mano de Harry automáticamente fue hacía el cuello de Malfoy para presionarlo con delicadeza. Su otra mano quedó en la espalda del rubio. De sobra sabía Harry que Draco era la persona que amaba, aquella que tanto había odiado.

-Lo sabía – Comentó Draco una vez tenía los labios libres.
-Draco… - Susurró Harry intentando abrazarse a el.
-¿Te crees que siento lo mismo yo por ti? – Sonrió maliciosamente, una vez más, y empujó a Harry. Este no podía creerse lo que su amado estaba diciendo.

Harry no se había sentido peor en ninguna ocasión anterior. Nadie le había hecho algo semejante. Aquella fue la primera humillación que había sufrido en Howarts desde hacía ya cuatro años.

-Estás realmente ridí**** con esa cara tuya. Es una pena que no tenga una cámara. – Se rió a mandíbula batiente y se fue de la zona dejando avergonzado y con las lágrimas brotando de sus ojos.

El joven se dejó caer al suelo y sus manos presionaron la tierra. En cada mano encerró un puñado de tierra y poco a poco fue soltando para dejarse caer de espaldas en la hierba. Estaba sinceramente herido; no físicamente, pero sí emocionalmente.

-¿Qué sentido tiene querer a alguien así? – Preguntó al aire mientras se secaba las lágrimas con las manos sucias por la tierra.

A la tarde siguiente, los alumnos de cuarto no tenían clase. Podían descansar y estudiar en los jardines del castillo. Algunos practicaban con las escobas y otros, entre ellos Hermione, Ron y Harry, estudiaban las asignaturas más problemáticas. En el libro de Harry aparecía siempre ante sus ojos el nombre de la persona que lo había humillado. Incluso aunque no apareciese, Harry lo recordaba constantemente.

-¿Te ocurre algo? – Le preguntó Hermione sin levantar la mirada de su libro.
-No es nada. – Respondió Harry, este a diferencia de ella, cerró el libro.
-Te conocemos de sobra. – Comentó Ron también cerrando su libro.
-Así es Harry, sabemos cuando te ocurre algo o cuando no tienes nada que te preocupe. – Hermione seguía leyendo las líneas de su libro.
-No es nada… - Volvió a decir Harry.
-Si no quiere decirlo… - Comentó Ron resignado. Abrió su libro y siguió leyendo.
-Voy al baño, ahora vuelvo. – El joven de gafas se levantó, con las dos manos sacudió sus pantalones ya que, se encontraban llenos de ramitas. Después de respirar hondo se encaminó hacia el castillo.

Las grandes puertas estaban abiertas de par en par, Harry entró y subió los escalones hasta llegar al piso en el que estaban los baños. Lentamente y cabizbajo llegó y entró a ellos.

Abrió un grifo y colocó la cabeza bajo el chorro. Tenía mucho calor. Cuando levantó la cabeza, en el espejo, reflejado, vio a Draco. En el rostro de Draco estaba dibujada la misma sonrisa de siempre.

-¿Tienes algún problema? – Le preguntó Harry. En sus adentros no quería preguntárselo de aquella forma, y menos quería preguntarle aquello. Sentía un impulso de abrazarlo y saber que tal se encontraba. Posiblemente, la bondad que había en el corazón de Harry era una de sus grandes debilidades. Pero al chico no le importaba sufrir si era por la persona amada.
-¿No debería preguntarte yo eso? – Draco arrastró cada una de las palabras en la pregunta.

Harry bebió agua y después de retirarle la mirada a Draco intentó salir por la puerta. No tenía prisa por salir de allí. De pronto alguien lo sujeto por la cintura y lo empujó hacia atrás. Harry se resistía pero Draco tenía mas fuerza que el. Al final, chocaron contra los lavabos.

Las manos de Draco se deslizaron por la zona frontal de Harry hasta sus hombros y lo sujeto por ellos.

-¿Qué ganas haciendo esto? – Harry no opuso más resistencia ante las manos del rubio.
-Diversión. Y no veas lo que me gusta verte sufrir. – Draco acercó la boca a la oreja de Harry y le sopló suavemente.
-¿Y tu? ¿No sufres? – Le preguntó el otro sin perder la cordura.
-¿A caso te preocupa?
-Si. – Dijo Harry con decisión.

El ambiente se volvió algo tranquilo. Los brazos de Draco dejaron de estar tensos y separó la boca de la oreja de Harry.

-Cuando me preguntabas a ver si eras tu el que me gustabas… ¿Qué crees que estabas preguntando? ¿A caso dudas sobre mi preocupación hacia ti?

De nuevo volvió a agarrar a Harry con fuerza, el joven de gafas sentía un dolor intenso en los hombros debido a la fuerza del otro.

-Está bien. – Murmuró Draco. – Te daré lo que quieres.

Sus manos descendieron hacia el pantalón de Harry y comenzaron a desabrocharlo.

-¿Qué haces? – Le preguntó Harry entre gritos mientras se deshacía de el. Se alejó unos cuantos pasos y procuró no mirarlo a los ojos.

El otro esbozó otra media sonrisa y anduvo hacia Harry.

-¡No es eso lo que quiero! – Empujo a Draco y este chocó contra los lavabos.

Harry salió del cuarto de baño decidido, no miró hacia atrás, no quería saber nada de Draco. Estaba tan asombrado y decepcionado que prefería olvidarlo por un tiempo. Cuando casi estaba girando para seguir su camino, Malfoy lo empujó y lo hizo chocar contra la pared del pasillo. La media sonrisa se pronunció más. Harry giró obligado por los brazos de Draco y poco después sus labios volvieron a juntarse como la noche anterior.

Aquella vez la sensación era calida. Los labios de Draco no estaban tensos y tenía los ojos cerrados. ¿Estaba disfrutando? Harry deslizo sus manos por la cintura de Malfoy hasta llegar a la espalda de este, con delicadeza comenzó a deslizar las manos por debajo de la camiseta, de esa forma acarició su espalda por completo.

Las manos de Malfoy retiraron los brazo de Harry de su espalda y fueron a parar a las muñecas de Harry, de esa forma retuvo sus brazos contra la pared del pasillo. De repente Malfoy cesó de besarle y se apartó de el. El rubio sacó su varita y lo amenazó al igual que le había amenazado Harry la noche anterior.

-Más te vale que esto no salga de aquí. – Apretó la varita contra el cuello de Harry.

De los ojos de Harry brotaron una vez mas varias lágrimas al observar a Malfoy alejarse de el a paso ligero. No le dolía que Draco lo tratase de semejante manera, lo que le dolía era simplemente el amor que le había tocado vivir. A el le parecía el peor de todos, el amor sufrido no podía ser bueno para ambas partes, en el solo una salía beneficiada. Por desgracia la parte beneficiada no era la que amaba, si no la que era amada.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [PM] Amor sufrido [Drarry]

Mensaje  JessxFlyller el Miér Ago 10, 2011 7:25 am

Mira que te torturaría para que me dieras la formula de escribir tan bien xD
No, ya, pero en serio, jamás he leído un Fic así, no me suelen gustar mucho los Fics SLASH, pero me has hecho leerlo hasta el final y sobretodo lograste que me gustase. No sé cómo lo hiciste pero me gustó mucho, además que terminó medio triste, pero bueno, hablamos de Malfoy, él siempre sale beneficiado <_<
Me encantó, te lo repito, tienes mucho talento. happy



The girl on fire

avatar
JessxFlyller
Director de hogwarts
Director de hogwarts

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Femenino Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 03/07/2011
Edad : 23
Empleo/ocio : Auror y escritora mediocre en mis tiempos libres.
Lugar Mágico : En busca de mí misma.
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [PM] Amor sufrido [Drarry]

Mensaje  Genevieve el Miér Ago 10, 2011 10:13 am

OMG.
Te amo, ¿jamás te lo había dicho? Pues así es. Merlín, que genial es este fic*-*
Draco: te odio. Mentira, te amo, pero eres muy malito cariño D:
Harry: Ya, dale su merecido, yo sé que puedes hacerlo.
Leí que este fic es como de hace un año. La verdad, me encantaría que lo continuaras, quedaría bien. Sólo digo, eh.
Err, bueno, también me convenciste de publicar unos pequeños drabbles Drarrys xD

Hermoso fic*-*
Adiós.
avatar
Genevieve
Alumno de Cuarto año
Alumno de Cuarto año

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 07/08/2011
Edad : 19
Empleo/ocio : Leer, escribir, escuchar música.
Lugar Mágico : No lo sé, supongo que en mi mundo.
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [PM] Amor sufrido [Drarry]

Mensaje  SoriDraco el Miér Ago 10, 2011 6:01 pm

Muchas gracias, este escrito (Es un One-Shot) lo presenté en un foro hace ya un año o más, la verdad pierdo la cuenta. Por supuesto no gané, me dieron una puntuación que estaba muy cerca del ocho y la verdad me asombró, no me quejo dado que en ese entonces tenía más olvidado Harry Potter. Muchas gracias por leerlo y comentar *O*


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [PM] Amor sufrido [Drarry]

Mensaje  SeverusHorcrux el Miér Ago 10, 2011 7:52 pm

Dios...que bonito aunque hay que tener gran imaginacion para esto...dios me encantaría esa relacion amor-odio en las pelis y en los libros...pero auin asi ,me parece un tanto extraño yo nunca me hubiese imaginado tal cosa..
¡QUE CUQUUISS!
avatar
SeverusHorcrux
LÍDER SLYTHERIN
LÍDER SLYTHERIN

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Masculino Mensajes : 1046
Fecha de inscripción : 28/05/2011
Edad : 22
Varita : Caoba 36'25 cm , con el centro de pelo de Unicornio, Razonablemte elastica.,
Patronus : Caballo Alado :)
Empleo/ocio : Miembro de la Oficina Internacional de Ley Mágica en el Ministerio, Criador e investigador de Animales y bestias Fantásticos, Intento de incentivar la P.E.D.D.O
Lugar Mágico : Soy un espirítu libre , vago sin un rumbo fijo pero tengo una pequeña casita en El Valle de Dean
Medallas :

https://twitter.com/#!/SeverusHorcrux

Volver arriba Ir abajo

Re: [PM] Amor sufrido [Drarry]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.