EM EN
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Los posteadores más activos de la semana

Últimos temas
» En que casa te voy a poner?... (LEER PRIMER POST)
por KennethKrieger Lun Oct 10, 2016 6:39 pm

» Descubre cual es tu varita idonea
por KennethKrieger Lun Oct 10, 2016 6:27 pm

» Hermione Granger y el anillo de Slytherin
por Artemisa Dom Ago 28, 2016 1:06 am

» Libro llamado "Amor Doloroso", un Dramione!!! EXCELENTE!
por Artemisa Dom Ago 28, 2016 1:02 am

» He vuelto :) | LexTonks
por cinthya Miér Ago 19, 2015 1:44 pm

» Fullmetal Alchemist
por Tonks30 Sáb Jul 11, 2015 4:27 am

» Parodias de Juego de Tronos
por Tonks30 Dom Mayo 31, 2015 4:01 am

» (Thirty Seconds To Mars) This Is War.
por Tonks30 Dom Mayo 24, 2015 2:42 am

» Star Wars VII
por Tonks30 Miér Mayo 13, 2015 4:08 am

» Sword Art Online
por Tonks30 Sáb Mayo 09, 2015 10:42 pm

» El Comienzo De La Tercera Guerra Mágica
por LexTonks Lun Mar 30, 2015 12:18 am

» REGISTROregistro en pottermore
por Vero Boullhesen Williams Jue Ene 15, 2015 7:27 am


[HP] El retorno... (LV - Draco)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  SoriDraco el Sáb Ago 06, 2011 3:52 am

Si observáis bien las paréntesis creo que podréis saber quien es el que va a reaparecer xD... Esto no va a tener más de tres capítulos. De momento publico el primero. Hay algo que me quita el sueño... ¿Ron y Hermione al final del último libro, tenía dos críos verdad? Una niña y un niño, el niño más pequeño. De ser así corregiría eso, añadiendo alguna cosa. Y sino se queda como está. Seguramente el hijo de Malfoy es de sangre pura, pero yo lo he tuneado a un poco solo para esta historieta xD.

El retorno.

Capítulo 1

Un solitario edificio se encontraba sobre unas rocas, en medio del mar. Donde un Muggle jamás podría llegar. Las ventanas, cerradas a cal y canto estaban polvorientas y eran las encargadas de soportar las fuertes gotas de lluvia que caían aquella mañana fría de otoño. El edificio se notaba ligeramente inclinado hacia la derecha, probablemente por el continuo viento que azotaba el lugar. Las olas rompían con fiereza contra las rocas.

Cualquier persona que estuviese allí pensaría que es un edificio abandonado, pero no, de pronto un muchacho con el pelo rubio platino, bien peinado, con un bonito porte, un traje negro y unos zapatos de vestir a juego, salió por la puerta. Centró su severa mirada en el fiero agua del mar mientras agitaba su varita por encima de su cabeza para cubrirla con un manto invisible que le protegía de las gotas de lluvia. Tras de él apareció una mujer, joven, delgada y con un moño situado en la zona superior de la cabeza. Era morena y vestía una falda y chaqueta gris y unas medias negras. Los zapatos eran de tacón de aguja. En vez de salir hasta donde estaba el joven se quedó refugiada cerca de la puerta para evitar mojarse. Parecía Muggle.

-Señor Malfoy – Dijo algo insegura, el joven rubio se giró y la observó. – ¿entonces? – Se quedó observando los claros ojos del chico que también la observaban a ella.
-Entonces nada, no pienso hacer nada para que mi padre salga de Azkaban. Lucius tiene lo que se merece.
-Como guste, señor. – La mujer se dio la vuelta, miraba al suelo, y entró de nuevo al edificio.

El rubio dio unos cuantos pasos hacia el mar, lo volvió a observar y sin previo aviso, con un ligero movimiento de su capa, desapareció.


Draco Malfoy se despertó como todas las mañanas de aquellos días de vacaciones, a las ocho de la mañana. Parecía alegre, se aseó y se preparó para empezar a trabajar en la casa. Primero hizo el jardín, sin usar magia alguna, le había cogido afición a las plantas y le reconfortaba cuidar el jardín. De vez en cuando canturreaba tarareando canciones que salían de su propia cosecha. Parecía un muchacho feliz. Tras el jardín pasó a limpiar toda la casa, en ese caso si utilizó algo de magia, sobre todo para dejar limpiándose otros cuartos mientras él se ocupaba del salón.

A las nueve de la mañana ya había terminado de limpiar, incluso le había dado tiempo a preparar un desayuno exquisito. Llevó cada cosa a una mesa de madera que tenía situada en el jardín, en el camino aprovechó para agitar la varita y hacer que el periódico que se leía cada mañana lo siguiera levitando. Dejó todo en la mesa y con gran agilidad agarró el periódico, también lo dejó sobre la mesa de madera. Se dejó caer en una de las sillas. Suspiró.

Le encantaba respirar el aire matutino, los primeros golpes de aire que pocos tenían el placer de disfrutar. Se podía oler cualquier cosa en ese aire, algo que le gustaba a Malfoy era que de vez en cuando venían diversos olores dulces de las flores. Suspiró otra vez y tras eso dio un mordisco a una tostada. Mientras masticaba lentamente alguien le saludó:

-Buenos días, Malfoy.
-Buenos días, Potter. – Le respondió este. El viento hizo que su pelo se despeinase un poco, el rubio lo volvió a colocar en su sitio. - ¿De paseo ya, de buena mañana? – Le preguntó esbozando una sonrisa. Tenías los dientes blancos como, si se tratase de perlas.
-Sí, llevo al hijo a aprender a volar… - Le enseñó la escoba que portaba en su mano izquierda. – Se lo he prometido, y ahora me toca pagar el precio de una promesa.
-Yo soy un hombre libre Potter, tengo a la mujer y al hijo de viaje durante dos semanas.

El hijo de Harry se movió alrededor de su padre mientras le rogaba que continuasen su marcha.

-¡Vamos papá! ¡Quiero volar! Me lo has prometido, no lo olvides. – La mirada severa del niño lo decía todo, si su padre incumplía la promesa seguramente este le dejaría de hablar durante días.
-Cuando vuelva tu mujer, si no la veo, dale recuerdos de mi parte Malfoy.

Albus Severus, el hijo del pelinegro (Harry) intentó quitarle la escoba de las manos, pero Harry la elevó dejándola a una altura inalcanzable para el niño.

-No hagas esperar al chiquillo, lo tienes de los nervios. – Una sonora carcajada salió de la boca del oji-gris. – Severus, - Malfoy llamó la atención del niño. – con el padre que tienes estoy seguro de que aprenderás en nada. Si yo te contase las piruetas que hacía aquí mi amigo Potter cuando estábamos en Howarts. ¡Envidia le tenía!
-Eso es innegable Draco. – Espetó Harry Potter intentando molestar (Amablemente) al rubio. – Bueno, hasta luego.
-Hasta luego, ¡Severus, enséñale a tu padre lo que es bueno!

Harry se fue riendo y Malfoy quedó sentado y solo con una sonrisa que cada vez desaparecía a mayor velocidad. Continuó con su placentero desayuno. Cuando terminó llevo todo adentro, lavó las cosas a mano y las secó. Colocó todo debidamente. Cuando observó la casa detenidamente sintió como una sensación de nostalgia se apoderaba de él, echaba de menos el ambiente que su hijo y su esposa daban al lugar, así que, sin pensárselo demasiado, cogió las llaves de casa, salió por la puerta, la cerró con tantas vueltas de llave como le fue posible y se guardó las llaves, junto al llavero, en el bolsillo del negro pantalón de traje. En el bolsillo no se notaba ningún bulto, cosas de magos.

Caminaba muy despacio por la barriada. Tenía como intento darle una vuelta completa a su barrio, que era muy grande, y entre tanto, si se encontraba con alguien charlaría para hacer tiempo. Por desgracia para el no encontró a nadie durante gran parte de su paseo, pero al final una persona se cruzo en su camino. Era Ron, junto a Hermione y su hija mayor. Hermione parecía estar esperando otro niño. Ron saludó haciendo un gesto con la cabeza, Hermione sonrió levemente y la niña miró a Malfoy con recelo. Parecía que no le gustaba un pelo, seguramente por su aspecto lúgubre y su rostro estirado y afilado. O probablemente por su mirada perdida, seguramente sería la mirada.

-¿De paseo? – Preguntó Hermione.
-Intentando despejarme un poco, Granger. Respirando el suave aire de la mañana y bueno, pasando el rato. – Draco dejó su mirada clavada en la tripa de Hermione. Ella llevó con delicadeza una de sus manos hacia la abultada tripa. - ¿Otro en camino? – Se aventuró a preguntar Malfoy.
-Así es. – Asintió Ron, desbordándose por momentos, de la alegría. – Y tenemos pensado tener otro más… ¿Verdad Herm? – A Ron le brillaban los ojos de una forma no muy normal en él.
-Sobre eso ya hablaremos… Tampoco quiero que me tengas de coneja, que una tiene un límite. – Comentó Hermione mientras endurecía el gesto. A Ron se le cortaron todas las ilusiones. Malfoy disimuló una risa.

Malfoy hizo un gesto de dolor a la par que llevó su mano hacia la marca tenebrosa que jamás iba a poder quitarse del brazo. Le dolía, llevaba una semana con punzantes dolores momentáneos pero cuando venían soportarlos era todo un reto. Se subió la manga de la blanca camisa y observó la marca. Parecía moverse, pero volvió a mirar de nuevo y comprobó que habían sido imaginaciones suyas.

-¿Estás bien? – Le preguntó Hermione mientras estiraba su brazo hacia la mano del rubio, que aún seguía sobre la marca. La hija de Ron y Hermione dio unos pasos hacia atrás, nadie pareció darse cuenta de eso.
-Sí, sí, no hay problema… - Malfoy intentaba contener el dolor que cada vez era mayor.
-Déjame…

La castaña agitó la varita, golpeó con suavidad dos veces la marca y el dolor comenzó a desaparecer. Pero seguramente por poco tiempo, pronto volvería.

-No entiendo porque me duele de esta manera. – El oji-gris miró hacia ambos lados, fue un sencillo movimiento nada del otro mundo. – Voldemort ya está muerto, no debería de…
-Supongo que toda marca que tenga que ver con el deja secuelas, a largo o corto plazo. – Comentó Ron, ninguno de los tres sabían si estaban en lo cierto pero era el razonamiento más lógico que podían buscar para explicar ese dolor.
-Supongo.

Se hizo el silencio. Los arboles se movían a causa del suave viento, algunos pájaros desplegaban sus alas y echaban a volar. Otros se posaban en el suelo y picoteaban cosas imposibles de ver para el ojo humano.

-Bueno, nosotros seguimos el paseo… Suerte con eso. – Ron se despidió dándole unas palmaditas en el brazo a Malfoy y Hermione le sonrió. Esté les dijo adiós y continuó su marcha.

Tras poco tiempo llegó a un prado inmenso, verde. Seguramente la zona más viva que había visto nunca. Jamás había llegado hasta allí porque no se podía permitir dar paseos tan largos, pero aquella mañana pudo y llegó. Miró hacia el frente, todo lo que veía era hierba, verde… naturaleza. Sonrió por instinto, le encantaba ver lo que estaba viendo. El aire soplaba suavemente… Las hierba se movía… los pocos árboles que habían daban sombra entre tanto sol… Definitivamente mágico.

Se tumbó allí, sin importarle mancharse la camisa ya que luego podía limpiarla en menos que cantaba un gallo. Llevó sus manos hacia atrás, las colocó tras su cabeza y suspiró.

Así estuvo durante mucho tiempo; con los ojos cerrados y la boca un tanto abierta. Dejando que los sabores de la vida penetrasen en ella. De prono a su lado, vio una sombra. No sabía quién era porque no estaba mirando hacia allí, pero en cuanto miró se sobresaltó y se levantó a toda prisa. Dio unos pasos hacia tras.

-¡No puede ser!
-Yo tampoco me lo creía cuando estaba escapando de Azkaban, pero aquí me tienes hijo, de carne y hueso.
-¡Tu deberías estar encerrado en una celda con doble seguridad!, que digo doble, triple… - Escupió Draco Malfoy.
-No me parecen formas de recibir a tu padre, querido. – La severa mirada de desaprobación de Malfoy padre no se despegaba de Malfoy hijo. El padre caminó un poco hacia su hijo y le dio un abrazo, Malfoy forcejeó hasta que pudo soltarse.
-¿A qué has venido?
-A informarte de algo, hijo mío. No es algo que me alegre, pero tampoco me desagrada. El mundo se estaba volviendo un desastre desde que…
-¡¡¿A qué has venido?!! – No hacía falta ser muy inteligente para temérselo, y Malfoy se lo estaba temiendo.
-¿No has notado que últimamente te duele justamente la zona en la que tienes la marca? – Lucius movió la varita hacia su hijo, puso la punta al final de la manga de la camisa de su hijo y la levantó despacio. - ¿No has notado que de vez en cuando se mueve? Quizás ni te has fijado… - Dio unos toques en el brazo de Draco, obligando a este a mirar su marca. En efecto, ahora lo veía con mayor claridad, se movía. – Pensaba que eras más inteligente hijo, ¿De verdad necesitas que responda a tu pregunta?.

Tras esto Malfoy golpeó la mano de su padre retirando la barita de su brazo y bajó la camisa. Ya no sentía el aire soplar, el verde de la hierba ya no le parecía tan verde y los árboles ahora parecían ramas secas puestas de cualquier manera. Lucios Malfoy llevó mano hacia su cabello, lo acarició y retiró un mechón de pelo que se le echaba hacia adelante.

-Tienes que cumplir con el señor tenebroso, no puedes borrar tu pasado así como así hijo. Ven con tu padre, es el retorno del señor…
-¡El retorno de nada! – El rubio endureció el gesto, observaba a su padre con desaprobación. - ¿No has aprendido nada? ¡¡Mató a Snape!! ¿Crees que tendrá más piedad contigo? No puedo creer que sigas de su lado, creía que Azkaban terminaría limpiándote esas ideas tan ridículas que tienes pero sigues en tus trece. Veo que quieres terminar mal, yo aprendí papá y no voy a hacer nada que esté de su favor, estás perdiendo tu tiempo.
-Siempre has sido muy terco, antes al menos tenías las ideas idénticas a las mías, pero ahora veo que has cambiado. Ni siquiera tu hijo es de sangre pura. Has destrozado el apellido Malfoy, hijo. – Lucius no levantaba el tono de voz, pero aunque lo hiciese bajo, se notaba que le reprochaba todo eso con ira. De hecho no había más que observar su rostro.

El rubio sacó su varita y sin pensárselo una sola vez apuntó a su padre, dispuesto a atacar si fuese necesario. Malfoy padre lo observó sereno, metió las manos en sus bolsillos y dijo:

-Todo llega a su tiempo… - Tras esto se convirtió en una nube negra que volaba a toda velocidad hacia arriba.

¿Significaba esto que Voldemort había vuelto? Tenía que consultárselo a Harry, no podía dejar aquello en duda. Era algo muy importante como para ignorarlo. Se apresuró a buscar a Harry, no le encontraba, siguió buscando y buscando… Hasta que al final dio con él, estaban en la misma campa en la que había estado él, pero ellos no se habían percatado de nada porque estaban a varios metros de donde había sucedido la pequeña discusión. Malfoy aceleró el paso, Harry lo miró diciendo con la mirada: “Lo sé” y se señaló la cicatriz.

Definitivamente, había vuelto.


Última edición por SoriDraco el Dom Ago 07, 2011 10:28 pm, editado 2 veces


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  Imadar el Sáb Ago 06, 2011 6:01 am

Me encanta tu forma de escribir,bastante llevadera.

Por otro lado,la historia me encantó,cada frase te atrapaba un poco más,y lo de Draco,es un personaje al que tengo en buena estima,y que tome más protagonismo,aunque sea en un fic,me fascina.



-Imadar: su roleo es solo para despistar... no confieis en él, bajo ninguna circunstancia.
(Muerte de Imadar en la primera Edición de Lobos. La mayoría lo votó por rolear)
(Días después)
-Saludos y fomenten el roleo!


Palabras de Corna. No rolear hace llorar a PalomaLíder.
avatar
Imadar
LÍDER GRYFFINDOR
LÍDER GRYFFINDOR

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Masculino Mensajes : 343
Fecha de inscripción : 25/02/2011
Edad : 22
Varita : Pícea y pluma de fénix
Patronus : Paloma
Empleo/ocio : Cazar dragones.
Lugar Mágico : En Gondornalia.

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  Liiz Jane de Potter el Sáb Ago 06, 2011 3:57 pm

Me encanto a cada palabra que iba leyendo me envolvia más y hasta a mi me asusto Lucius cuando estaba junto a Draco xD me parecie muy interesante ^^
besos


smiley gryffindor
avatar
Liiz Jane de Potter
Alumno de Tercer año
Alumno de Tercer año

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 21/07/2011
Edad : 20

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  Sarahsnape27 el Dom Ago 07, 2011 3:38 am

Wow ! Esta muy buena ! Ami tambien me encanta tu manera de narrar :) Le tengo mucho cariño a Draco , espero que todo salga bien .. Espero la segunda parte ! Very Happy plaf

Sarahsnape27
Alumno de Primer año
Alumno de Primer año

Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 24/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  SoriDraco el Dom Ago 07, 2011 10:22 pm

¡¡Me alegra informaros de que tendrá un tercer y último (Espero que sea el último) capítulo!! Ahora os pongo el segundo y me pondré a escribir el tercero, pero creo que el tercero lo publicaré mañana.


Capítulo 2

Mientras el rubio y el moreno veían volar a Albus Severus Potter se llevaban la mano cada quien a su zona, el moreno a la frente y el rubio al brazo, cuando sentían que el dolor punzante llegaba otra vez. No querían chafar la mañana del niño, que se divertía como nunca había hecho. Volaba de un lado a otro, hacia arriba, hacia abajo… Naturalmente Harry no tuvo que hacer nada para enseñarle por que el también lo llevaba en los genes. El niño llamó a su padre desde abajo, este le saludó con una gran sonrisa dibujada en la cara.

La mañana comenzaba a irse, pero el dolor seguía presente. Al final, aproximadamente a las doce y media de la mañana, el dolor desapareció aliviando así a ambos dos. Draco Malfoy preparaba la comida alegremente, estaba friendo unos huevos y un poco de beicon. No se podía permitir esos placeres cuando su mujer estaba presente así que aquellas dos semanas aprovecharía para comer hasta explotar.

Cuando terminó de comer y después de pensar unas cuantas veces en lo rico que le había quedado todo, lavó los platos, los volvió a secar como bien hizo a la mañana y los guardó correctamente en su sitio, esto último lo hizo con algo de magia para irse cuanto antes a tumbar al sofá. Se había comprado un artilugio que nunca antes había utilizado, era una especie de cuadrado plano, con una pantalla de cristal que reproducía imágenes. Los Muggles la llamaban Televisión, nombre que Malfoy veía muy extraño.

-Pues va a ser interesante esto de la… - dudó antes de decir el nombre. – de la Televisión... – Cogió un artilugio que disponía de botones y apretó uno. Quedó algo asombrado ya que todavía no le había encontrado el truco y se olvidaba de que las imágenes cambiaban si apretabas algún botón. – Que cosas oye.

Se pasó varios minutos cambiando de canal. Uno más, uno menos… Hasta que se cansó, apagó la Televisión y dejo el mando en la mesita de madera oscura que tenía frente al sofá. Se aburría mucho, se aburría… Miró alrededor, con ojos que rogaban que alguien apareciese, y por arte de magia el timbre sonó. Afuera Harry esperaba con los brazos cruzados y balanceándose con suavidad de atrás hacia adelante.

El rubio abrió la puerta, Harry le saludó con la cabeza y el oji-gris hizo lo mismo. Le dio paso con el brazo y se puso tan tieso como pudo, todo era por hacer un poco el tonto.

-Harry, antes vi a mi padre. – Draco tomó un sorbo del té que había preparado a toda prisa y dejó la tacita, que era blanca, sobre el plato a juego.
-¿No estaba en Azkaban? – Preguntó Harry con gran asombro. Sus ojos estaban abiertos de par en par.
-Eso creía yo, fui a visitarle el otro día… Bueno, hace como un mes concretamente e intentó que lo sacase de allí. Naturalmente me negué. – El rubio cogió la cucharita del té y la introdujo en la tacita. Comenzó a moverla haciendo círculos.

El único sonido que se estuvo escuchando durante un tiempo fue el golpeteo de la cuchara contra la taza y el tic tac del reloj, que cada vez se hacía más insoportable.

-De todas formas… - Dijo Harry en un susurro. – ya no hay duda, Malfoy. Voldemort ha vuelto. – El rostro del moreno se ensombreció.
-No termino de entenderlo, tu acabaste con el… Murió, destruiste todos los Horrocrux… No puede ser que… - De pronto cayó en la cuenta. Se quedó mirando fijamente la cicatriz de Harry que parecía seguir iluminada, como la primera vez que la vió.
-Exacto. – El moreno no levantaba, ni por un momento, la mirada de su taza, pero sentía que Malfoy estaba observando su cicatriz. – Aún queda eso… Y jamás dejará de estar ahí.
-¿Me estás diciendo que ya sabías que esto iba a pasar?
-Así es, Malfoy. – El té de Harry comenzaba a quedarse frio, cuando ya no echaba humo Harry bebió un sorbo. – No me mires con esa cara… - Dijo el moreno al observar como el rostro de Malfoy palidecía por momentos y apretaba los labios cada vez más. - ¿Qué otra cosa podía hacer? Decirles a todos que Voldemort volvería a resurgir no era la mejor opción.
-¿Y hacer el paripé sí?
-No fue un paripé Malfoy, llevamos dieciocho o diecinueve años sin saber nada de Voldemort. Hemos construido una vida con nuestras esposas, hemos tenido unos hijos maravillosos que serán tan buenos magos como nosotros… Y…
-Harry, pero yo no quiero que mi hijo viva lo que yo viví. – Dijo muy serio el rubio. Entre palabra y palabra se había terminado el té. Miró hacia el brillante suelo de madera y volvió la mirada hacia Harry. – Mi familia está marcada. Yo estoy marcado. ¿Sabes lo que eso supone? Dios, ahora me siento como una res a punto de entrar al matadero. – El rubio negó enérgicamente con la cabeza. Suspiró.
-Lo sé, lo sé…
-No digas que lo sabes por qué no es así, Potter. El hecho de que yo esté marcado supone que Voldemort querrá también a mi hijo, como hizo conmigo. No estoy dispuesto a…

En ese momento Harry Potter reaccionó de manera poco habitual en él; Se levantó de la mesa, se inclinó hacia adelante clavó la mirada en los azules y penetrantes ojos de Malfoy y comenzó a hablar.

-Mira, Malfoy – aquella vez estaba hablando al rubio con el mismo odio con el que le había hablado antiguamente, cuando eran niños. Aún así no tenía motivos para hacerlo. – mi hijo también está en peligro con todo esto ¿Sabes? ¡Yo soy el que Voldemort quiere matar! ¡Yo soy su víctima principal y ahora tengo un hijo que Voldemort puede usar para dañarme! ¡¡Se muy bien cuál es tu preocupación y entiendo que no quieras que le pase nada a tu hijo, pero yo también tengo mis pro-ble-mas!! – Entre pitos y flautas la taza de Potter había volcado, por el empujón que este había propinado a la mesa. Malfoy había podido sujetar su taza. El té del moreno se esparcía por la mesa, bajo la atenta mirada silenciosa de Draco.

Poco a poco fue llevando la silla hacia atrás, se levantó colocando sus dos manos sobre las piernas y tras eso las llevo, deslizándolas por el pantalón, hasta los bolsillos. El té comenzó a derramarse por una de las esquinas de la mesa, Malfoy pensó en que no era momento de limpiar aquello.

-Bien, Potter. – Utilizó el mismo tono despectivo de Harry. – Ya ha quedado todo claro, pero tengo una pregunta… ¿Dónde ha quedado el motivo por el que el sombrero seleccionador te metió en Gryffindor?

El moreno se sintió interiormente dañado, arrugó los labios y tras evitarle la mirada a Malfoy dijo.

-Adiós, y gracias por el té.

Malfoy no se ofreció a acompañarle a la puerta, ni siquiera Harry se había parado a esperarle. El rubio estaba atónito, realmente sorprendido. Primero limpió el té que se había derramado con un simple golpe de varita y posteriormente comenzó a cavilar. No quería pasarse el resto de su vida huyendo de Voldemort, no era su intención tener a su hijo como si se tratase de un fugitivo y tampoco que su mujer sufriera las consecuencias de tener un marido mortifago. No podía permitir que las dos personas que más quería sufriesen por su culpa. Llevó la mirada hacia afuera, el aire soplaba con fuerza y el cielo comenzaba a nublarse. Le daba muy mala espina.

Sobre las seis de la tarde abrió los ojos, se había quedado dormido mientras observaba como el cielo se teñía de un gris que hacía muchos años que no veía, como las nubes se juntaba unas con otras en un intento desesperado por protegerse de lo que presentían que sucedería. Se levantó y caminó muy despacio, arrastrando los pies, hacia la ventana. No habían niños jugando, no habían adultos paseando… La gente se estaba dando cuenta de las cosas. Cuando llevó la mirada hacia la izquierda vió como una familia amontonaba a toda prisa unas maletas y se colocaban junto al equipaje. Pocos segundos después desaparecieron tanto los miembros de la familia como las maletas y baúles. La casa desapareció de la vista de Draco, era como si jamás hubiese vivido una familia en aquella zona.

El rubio, dio gracias a dios porque su familia se había ido de viaje y estaba ajena a todo.

Malfoy sabía de sobra que tenía que hablar con Harry y si este no quería saber nada de él tendría que recurrir a Ron o a Hermione. O quizás a ambos dos. O podía ser que Ginny pudiese… Pero no, esa idea boba se le quito de la mente al recordar que Ginny jamás había aceptado que tanto su marido como su hermano se hiciesen grandes amigos del rubio.

Iba camino a casa de los Potter mientras canturreaba una de tantas canciones que se había sacado de la manga. Ni tiempo le dio a respirar entre palabra y palabra cuando de pronto se descubrió en una calle sombría, humedecida por la reciente lluvia y rodeada de casa viejas que amenazaban con derrumbarse sobre las cabezas de los vecinos que en ese pueblo pudiesen habitar. El rubio se detuvo de golpe, aquel lugar le sonaba… Pero no recordaba el nombre. Había ido allí con su padre alguna vez. En efecto, allí se había reunido por primera vez con Voldemort.

A lo lejos se veía como una puerta se abrió y la luz del interior de la casa salió, luego la persona que salió de allí cerró la puerta. Ese hombre le sonaba, Malfoy habría jurado que ese hombre era Albus Dumbledore, pero no podía ser… El, desgraciadamente, estaba muerto. Ni siquiera se planteó seguir al hombre para averiguar de quien se trataba, dado que estaba asombrado por haberse aparecido allí sin querer hacerlo. El rubio podía jurar que alguien le había hecho aparecerse, y tras eso la sensación de desconfianza fue creciendo. No quería volverse a encontrar con Lord Voldemort, era su peor pesadilla y olvidarse de lo que había pasado en su vida había sido un logro, como para volver a recordarlo.

De pronto en el cielo algo le llamó la atención, una nube negra bajaba a toda velocidad dirección a Malfoy, este dio unos cuantos pasos hacia atrás hasta que tropezó con una piedra y cayó al suelo. El mortifago se dejó ver.

-¿Neville? – Preguntó el rubio atónito mientras se levantaba del suelo. Se sacudió el pantalón a penas prestando atención al “mortifago”.
-Veo que te acuerdas de mí. – La voz de Neville no era tan insegura como antes, parecía otra persona muy diferente. Se colocó su vestimenta en condiciones y dio unos pasos hacia Malfoy.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  SoriDraco el Mar Ago 09, 2011 1:32 am

Capítulo 3

Cuando Draco Malfoy quiso darse cuenta ya estaba tirado en el suelo, retorciéndose de dolor como si se tratase de un gusano. La tortura que Neville le estaba propinando cesó dejando que este quedase apoyado en su brazo, observando al mortifago con los ojos cerrados por el dolor y jadeando por el cansancio.

-Neville… - Dijo muy costosamente el oji-gri – Este no es el mejor camino…
-Me ha elegido, ¡a mí! – La voz de Neville cada vez era más fría, se metía por las orejas con dureza e incluso hacía daño al escucharla.

Malfoy se levantó tambaleante. Colocó los pies con decisión y consiguió recuperar el equilibrio. Cuando sintió las horribles punzadas llegar otra vez a su brazo llevó su mano hacia allí, aunque como bien había experimentado antes el dolor no se iba a quitar solo por tapar la marca. El aire frio comenzaba a soplar otra vez y el cielo, pudo ver Malfoy, se nublaba con rapidez.

-Es la hora… - Escuchó decir a Neville en un susurro. Este estaba observando el cielo con interés, como si fuese algo fascinante.

En un abrir y cerrar de ojos Neville se había echado sobre Malfoy, había colocado su mano sobre él y se habían transportado a otra zona. Aunque Malfoy quisiera, no podría escapar. Se debilitaba cada vez más, el dolor en el brazo era cada vez mayor y sentía como las piernas le pesaban. El rubio se dejó caer contra la pared, estaban solos, pero no por mucho tiempo. En el cielo volaban cantidad de nubes negras, con intención de llegar hacia ellos. Poco tiempo después además de Neville habían otros cinco mortifagos de los cuales Malfoy solo conseguía reconocer a su padre.

Lucios Malfoy caminó frente a su hijo, observándolo con desaprobación y decepción. Cada vez que pisaba la vieja madera crujía, y de vez en cuando, del techo caía una especie de polvo blanco sobre la cabeza de este. Malfoy padre se llevaba las manos a la cabeza para quitar el polvo que caía. Los otros mortifagos estaba quietos, tiesos y apoyados contra la pared, como esperando algo.

El rubio deslizó su mano buscando con disimulo su varita, pero Neville se dio cuenta de que la había cogido y gritó: ¡Expeliermus! Apuntando al oji-gris. Lucius lo felicitó dándole unas palmaditas en la espalda.

-No intentes nada, Draco. – Le advirtió Lucius después de felicitar al reciente mortifago, Neville.

De pronto todos los mortifagos miraron al cielo, Lucius extendió los brazos y se echó hacia atrás, llevando a Neville con él para dejar espacio. De pronto, de una nube de oscuridad surgió un cuerpo delgado, con una túnica oscura, con suciedad por todo el cuerpo y un rostro sin nariz. Voldemort había llegado. Sus ojos se movieron lentamente, hacia arriba, hacia abajo… Movió los dedos, acarició su varita, que curiosamente era la de Sauco. Y se llevó una de las manos a su cara. Parecía querer comprobar que realmente había vuelto. La estancia oscura de pronto ya no existía, aunque sí que estaba presente, todos prestaban atención al señor tenebroso. Malfoy lo seguía con la mirada, ciertamente intimidado por su presencia. Lucius Malfoy cambió radicalmente, al igual que todos los mortifagos que estaban allí, incluso si le hubiesen dejado Lucius estaría lamiendo los pies de su señor. Ahora estaban atentos a lo que pudiese necesitar, incluso Neville andaba revoloteando alrededor de Voldemort. Este le dirigió una mirada amenazante y Neville se intimidó emitiendo algo similar a un gemidito.

¿A caso sabía Neville donde se estaba metiendo? Era evidente que no, no tenía idea de lo que le podría pasar si se decidía al fin por servir al señor tenebroso. Cuando Neville movió su brazo la manga de la túnica se le subió ligeramente y el rubio pudo observar como la marca tenebrosa estaba dibujada en el, definitivamente ya no había vuelta atrás. Se había metido en un camino que no era el suyo.

Súbitamente Voldemort dirigió la mirada hacia el oji-gris, este se estremeció y se pegó cuanto pudo contra la pared.

-Oh… Querido Malfoy. – Draco a penas recordaba su voz, y cuando la escucho no pudo evitar sentir más miedo del que sentía. Era una voz fría… pausada… Una voz penetrante sin duda. - ¿Qué te parece mi nuevo siervo? – Señaló con la cabeza a Neville, que estaba un poco despistado.
-No creí que Voldemort fuese a caer tan bajo… Coger a un pobre hombre como siervo… - Comentó el rubio con pena fingida.

Voldemort rió descontroladamente, luego se quedó callado y observando a su alrededor.

-Tiene más utilidad de lo que te puedes esperar. – Comentó mientras acariciaba su varita de Sauco. – El la encontró… - La miraba fijamente, definitivamente la admiraba. – y el la reparó. ¿Puedes creer que Harry Potter la había roto? Siempre creí que ese muchacho era un insensato. – Comenzó a dar vueltas por la estancia. – Adoro este olor… Huele a vida…

Tras aquello se hizo el silencio. Ni los mortifagos ni Malfoy hablaban. Tras varios minutos el rubio sacó fuerzas de donde pudo y se levantó del suelo.

-¿Cómo puede ser? – Preguntó situándose con toda la valentía del mundo frente a Voldemort.
-¿El qué? – Pregunto este sin una pizca de interés.
-¿Como puede ser que un monstruo que fue derrotado por un chaval siga vivo?
-Si quieres saber la verdad, ni yo mismo lo sé. ¿Pero eso que importa? Tenemos que celebrarlo, por eso te he traído aquí Malfoy. – El señor tenebroso observo la cara de repugnancia que repentinamente había puesto el rubio. – Asúmelo Draco, estas ligado a mí.

Cuando Voldemort se dio la vuelta el rubio buscó desesperadamente con la mirada donde podía haber caído su varita. La vió a pocos pasos de él, necesitaba cogerla pero no sabía como lo haría.

-No tengo intención de unirme a ti, estás perdiendo tu tiempo. Soy, seguramente, el invitado menos apropiado para tu celebración.
-No digas eso Draco, aunque no pudiste terminar con el grande de Albus siempre fuiste mi favorito.

El oji-gris endureció el gesto y observó a Voldemort con severidad. El panorama estaba un poco tenso, iba a ser difícil salir de allí y más evitar salir herido. Pero tenía que actuar pronto. El cielo estaba oscurecido, aunque Malfoy no sabía si era por las nubes o por que se estaba acercando la noche. El rubio observó de reojo a los mortifagos, ninguno lo miraban, tenía suficiente con alabar a su señor. De pronto Malfoy se abalanzó sobre su varita sin dejar tiempo a que nadie reaccionase.

-Muy mala decisión… - Dijo Voldemort, que aunque estaba de espaldas, sabía lo que había ocurrido. – Recuerda que tengo la varita de Sauco, no te conviene hacer cosas extrañas. Piensa en tu hijo.

Voldemort dio a Malfoy donde más dolía, pero eso no le amedrentó. No podía dejarse manejar como se había dejado manejar cuando era un simple adolescente confundido. Empuñó su varita hacia Voldemort. Los cinco mortifagos fueron a atacarle pero Voldemort les ordenó que se quedasen quietos. A ninguno de ellos les hacía gracia, y la ilusión que se le había aparecido a Neville por entrar en acción desapareció tan rápido como hubo aparecido. El pulso de Malfoy temblaba y aunque este lo intentaba controlar el temblor no cesaba.

Nadie se movía, solo se podía escuchar la respiración de Malfoy e incluso se llegaban a escuchar los latidos del corazón de este. Tenía miedo, de eso no cabía duda. La mano en la que sostenía la varita comenzó a sudar.

-No me dejas más remedio, Draco. Si fueses como tu padre… pero no, has tenido que cambiar. – Voldemort se giró repentinamente, elevando la varita de Sauco y dejándola a la altura de los grises ojos de Draco. – Y vas a terminar mal…

Voldemort se preparó para lanzar un maleficio, comenzó a pronunciar el Avada Kedravra y cuando quiso mover la varita para terminar con la vida de Malfoy apareció frente a él un hombre barbudo, anciano, con gafas de media luna y una túnica vieja y raída. Extendió el brazo izquierdo mientras que con el derecho apuntaba hacia Voldemort, de su varita salía una luz roja que chocó súbitamente con la verde que salió de la varita de Voldemort.

-¿Dumbledore? – Preguntó en un hilo de voz el rubio.

Todos los mortifagos se pusieron nerviosos, a la retaguardia, observando pero a la vez preparados por si llegaba alguien más. Neville se había quedado petrificado, observando al viejo Dumbledore mientras este parecía no hacer esfuerzo alguno al contrarrestar la maldición del señor tenebroso. Voldemort perdía la fuerza por momentos, no se podía creer lo que sus ojos estaban viendo. Dumbledor, aquel al que Snape había matado… ¿Vivo? El choque de ambos hechizos provocaba unas ráfagas de aire muy fuerte que hacían hondear las túnicas de ambos magos.

Dumbledore comenzó a elevar el brazo, su hechizo parecía ser más fuerte que el de Voldemort pero al final… ¡¡Boom!! Una tremenda explosión hizo que ambas líneas de luz se apagasen y todo el lugar se inundase de una nube oscura de humo. El rubio sintió que alguien lo cogía del brazo y tiraba de él para llevárselo lejos. Lo primero que vió cuando salieron de la nube de humo fue el pelo de Dumbledore moviéndose de un lado hacia otro. Cuando estuvieron a salvo el viejo Albus se giró y le dijo:

-Me alegro de verte, veo que has sabido escoger tu camino… Y por lo que veo, ha sido un buen camino. – Albus estaba nervioso, miraba para todos los lados. – Pero ahora no hay tiempo, Malfoy. Tienes que irte, esto es cosa mía…
-Ya no soy un niño, creo que puedo ayu…
-¡Vete! – Le ordenó Dumbledore.

El rubio se quedó mirando atónito como Albus Dumbledore se retiraba de su vista y se sumergía otra vez en la nube de humo que no terminaba de disiparse. Lo único que vió antes de volverse a aparecer frente a la puerta de la casa de Harry Potter fue un fogonazo de luz verde y roja que volvía a chocar. No sabía que pasaría aquel día. Y de lo único que estaba seguro era de que, por mucho que Dumbledore terminase con Voldemort este volvería a la vida, porque aún tenía un pedazo de su alma habitando en el interior de Harry Potter.

El rubio estaba seguro de que todos estaban informados de ello, incluso juraría… Que aquella absurda lucha contra Voldemort duraría toda una vida.

A las doce de la mañana del sábado alguien esperaba a dos hombres en una casa muy pequeña y roída por el tiempo. El hombre que esperaba era alto y delgado, con una larguísima melena plateada y una barba a juego que también era de una longitud considerable. Observaba su alrededor por encima de sus viejas gafas de media luna mientras se atusaba la túnica, sentado en su sillón.

Cuando un joven moreno y un joven rubio entraron en la habitación el hombre se levantó y les sonrió de oreja a oreja. Los jóvenes saludaron haciendo un gesto con la cabeza y esperaron a que el hombre les diese permiso para sentarse. Uno de ellos vestía un traje negro, con zapatos a juego y llevaba el pelo bien peinado hacia atrás. En el centro del pecho llevaba una preciosa corbata color verde esmeralda. El otro, llevaba el pelo despeinado y vestía también un traje negro con unos zapatos a juego. A diferencia del otro este portaba una preciosa pajarita roja y unas gafas redondas que no favorecían a su rostro.

-Puede que no todo haya terminado. – Comentó el anciano mientras se acomodaba en su sillón. – Nadie sabe a ciencia cierta cuándo volverá, pero estaos atentos… Y sed muy precavidos… Porque puede que el día menos esperado tengamos que librar otra lucha contra el mal.

Una lechuza llegó a la ventana y comenzó a tocar con el pico para que le abriesen. El rubio, que era el más elegante iba, se levantó para dejar pasar al animal. La lechuza voló hasta la mesa del director, se posó y poco a poco caminó hacia el anciano. Mientras el rubio se sentaba la lechuza frotó el pico contra una de las manos del hombre. Este sonrió.

-Por el momento, volvemos a estar a salvo… - Dijo en un susurro mientras observaba a la lechuza. - ¿Alguien quiere grajeas?

Los dos jóvenes se miraron y rieron. Volvían a ser días felices.



¡¡Finito!!


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  SoriDraco el Miér Ago 10, 2011 4:33 am

Quiero leer algún comentario más D; No seáis malos...


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  Imadar el Miér Ago 10, 2011 5:11 am

Que historia más extraña,me gusta,me gusta.



-Imadar: su roleo es solo para despistar... no confieis en él, bajo ninguna circunstancia.
(Muerte de Imadar en la primera Edición de Lobos. La mayoría lo votó por rolear)
(Días después)
-Saludos y fomenten el roleo!


Palabras de Corna. No rolear hace llorar a PalomaLíder.
avatar
Imadar
LÍDER GRYFFINDOR
LÍDER GRYFFINDOR

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Masculino Mensajes : 343
Fecha de inscripción : 25/02/2011
Edad : 22
Varita : Pícea y pluma de fénix
Patronus : Paloma
Empleo/ocio : Cazar dragones.
Lugar Mágico : En Gondornalia.

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  SoriDraco el Miér Ago 10, 2011 5:39 am

¿Extraña? O.o


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  Imadar el Miér Ago 10, 2011 6:21 am

SoriDraco escribió:¿Extraña? O.o

Tachemos extraña, extraña, no tengo calificativos para el fic,me quedo corto jajaja.



-Imadar: su roleo es solo para despistar... no confieis en él, bajo ninguna circunstancia.
(Muerte de Imadar en la primera Edición de Lobos. La mayoría lo votó por rolear)
(Días después)
-Saludos y fomenten el roleo!


Palabras de Corna. No rolear hace llorar a PalomaLíder.
avatar
Imadar
LÍDER GRYFFINDOR
LÍDER GRYFFINDOR

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Masculino Mensajes : 343
Fecha de inscripción : 25/02/2011
Edad : 22
Varita : Pícea y pluma de fénix
Patronus : Paloma
Empleo/ocio : Cazar dragones.
Lugar Mágico : En Gondornalia.

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  JessxFlyller el Miér Ago 10, 2011 7:04 am

La verdad me quedo con la boca abierta porque no he podido parar de leer hasta terminar. Lo que escribes es adictivo; con la información justa en el momento justo, ni más ni menos. Además tienes ideas muy buenas, leí los otros Fics (Planes fallidos y Momentos difíciles, que luego los comentaré, quería venir a leer éste lo más rápido posible xD) y me gusta mucho la nueva perspectiva que le das a Draco. En esos diecinueve años perdidos de Jo, yo también imaginé que el trío pudo haber hecho las pases con Draco, quiero decir que de no ser por Narcisa ¿En dónde estaría Harry? Jaja
Respecto al Fic. Fabuloso. Sinceramente increíble. Pero confuso, ¿Cómo salio Albus de la nada? ¿Qué hizo Voldemort para resucitar? ¿Cómo es eso de que aún una parte de él vive en Harry? Esa parte murió en el bosque prohibido. ¿Neville mortífago? Bueno ya, que eso lo entiendo, se equivocó y listo, pero lo otro me quedó. No obstante ya te he dicho que escribes de las mil maravillas y sí que sabes crear el suspenso. Iré a comentar lo demás y seguiré pendiente de tus excelentes Fics Surprised



The girl on fire

avatar
JessxFlyller
Director de hogwarts
Director de hogwarts

Casa perteneciente : Gryffindor
Estatus de Sangre : Sangre Mestiza
Femenino Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 03/07/2011
Edad : 22
Empleo/ocio : Auror y escritora mediocre en mis tiempos libres.
Lugar Mágico : En busca de mí misma.
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  SoriDraco el Miér Ago 10, 2011 6:17 pm

Si es cierto que esas preguntas me las hice yo también tras terminarlo, pero al ser un Fic de tres capítulos jamás se sabrá la respuesta.

Como muchos (O eso creo), tengo la sospecha de que Dumbledore nunca murió así que, para mi gusto, Dumbledore seguía vivo lejos de Howarts... Y en mi Fic aparece, justo en ese lugar, en el momento adecuado.
Y sobre Voldemort, realmente ya volvió una vez, creo que podría volver de nuevo.
Lo de Neville, iba a poner una conversación más amplia entre Neville y Draco en la que Neville explicaría como llegó a ser un mortifago, pero al final lo descarté.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
SoriDraco
SubLíder Slytherin
SubLíder Slytherin

Casa perteneciente : Slytherin
Estatus de Sangre : Sangre Pura
Femenino Mensajes : 465
Fecha de inscripción : 02/08/2011
Medallas :

Volver arriba Ir abajo

Re: [HP] El retorno... (LV - Draco)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.